Un lujoso Lamborghini Huracan de color azul salió ardiendo de forma repentina en una gasolinera de la localidad de Kirkwood (estado de Misuri, EE.UU.) después de que el conductor de una furgoneta que había llegado para repostar olvidara sacar la boquilla del surtidor de gas de su vehículo en el momento de arrancar.

La historia fue relatada en Facebook por Parker Gelber, quien llegó a la gasolinera el pasado 7 de julio para poner combustible en el motor de su Lamborghini rojo en compañía de un amigo, quien viajaba en un coche de la misma marca pero de color azul. Ambos aparcaron sus lujosos vehículos y entraron en la tienda de la gasolinera, cuando de repente vieron por la ventana "una gran bola de fuego".