Opener Inc., una compañía basada en Silicon Valley (EE.UU.), ha presentado el BlackFly, descrito como un vehículo volador "seguro y asequible que puede liberar a sus operadores de las restricciones cotidianas del transporte terrestre".

Según un comunicado de la empresa, se trata del primer avión ultraligero del mundo totalmente eléctrico, de ala fija y con capacidad de despegue y aterrizaje vertical. La empresa asegura que el manejo de este vehículo aéreo unipersonal es sencillo, y que para hacerlo de manera segura no se requiere tener licencias de piloto formales en EE.UU. ni tampoco disponer de habilidades especiales.