Los dos ladrones entran, pistola en mano en la pizzería y comienzan a desvalijar a los empleados, momento en que agentes de la Policía los detectan desde la calle y sin avisar siquiera, los acribillan.

No es el de atracador a mano armada un oficio para viejos.