Son bastante raritos los nipones y no sólo en sus creencias religiosas o sus hábitos empresariales.

En lo que se refiere al sexo o la juega, hay que cogerlos con pinzas.