Los chavales eran sicarios de capo del narco al que perseguían los agentes.

Iban muy felices en el coche oyendo música, sin notar que el helicóptero policial se les ponía encima.

Y transmitían a sus colegas por Facebook Live su momento de juerga.

Tres han muerto y el cuarto quedó gravemente herido.