La represión en la Venezuela es brutal. Los amigos de Podemos, perdida la mayoría en las elecciones, han convertido el país en el cuartel general del narcotráfico internacional.

Y apalean y matan sin piedad a los que exigen libertad.