EEUU está librando contra los terroristas del ISIS (Estado Islámico) una guerra moderna, electrónica y robotizada, sin riesgos para sus propios soldados, que anticipa el futuro.

En plena noche se detectan terroristas, se les ubica y extermina.

La muerte viene del cielo y no precisamente del de Alá.