Cientos de manifestantes quemaron la bandera de Estados Unidos frente a la embajada de este país en Atenas para condenar los ataques de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria.