Nada indica que la discusión va a acabar de esa manera. El negro, más corpulento, avanza confiado y retador, señala con el índice y vocifera.

El turista rubio parece que se echa atrás y busca ayuda, cuando de repente...