En Brasil se mata. Se mata mucho. Entre 2001 e 2015 hubo 786.870 homicidios, la enorme mayoría (70%) causados por arma de fuego y contra jóvenes negros.

Los números de la violencia en el mayor país de América Latina adquieren dimensiones aún más preocupantes al compararse con guerras internacionales de este siglo.

Desde que comenzó el conflicto sirio, en marzo de 2011, murieron 330.000 personas.

La guerra de Iraq suma 268.000 muertes desde 2003. Brasil, con 210 millones de habitantes, es el país que más mata en el siglo XXI.

Este vídeo es todo un ejemplo. Los dos jóvenes delincuentes llegan muy decididos y entran pistola en mano. No habían previsto la reacción del vigilante, que sin inmnutarse, frío como un tempaño, se parapeta en un mostrar y los cose a balazos.

A uno de los maleantes le da tiempo a salir del local y encarmarse a la moto. El otro, que sale más tarde, tambaleándose y herido, muere a su lado, en el suelo.