Los autores utilizan el denominado 'Global Firepower Index' ('índice global de potencia de fuego'), que se elabora considerando distintos datos sobre los ejércitos de diferentes países. La lista tiene en cuenta factores geográficos e industriales y penaliza a los países con salida al mar que carecen de flota, pero no mide la capacidad nuclear. En general, es una lista más cuantitativa que cualitativa. El GFP considera la mano de obra (población total y apta para el servicio), armas del ejército, la fuerza aérea y potencia naval, entre otros factores.