En Tailandia se ha terminado con éxito la arriesgada operación de rescate de los 12 niños y su entrenador de fútbol. Los buzos han llevado tres días salvando a cada uno de los atrapados que estaban en la cueva durante más de dos semanas.