Con la agudización de la polémica por la política migratoria de la Casa Blanca y la separación de las familias de migrantes que ingresan en EE.UU. de manera ilegal, los miembros de la Administración de Donald Trump sienten en carne propia la ira de algunos ciudadanos.

Los casos de acoso a funcionarios en Washington han llamado la atención del diario The Washington Post, que instó a que "dejen que el equipo de Trump coma tranquilamente".