Cuando empezaban los fuegos artificiales de los festejos del 4 de Julio junto a su familia, Erik Mendoza se dio cuenta de que su abuelo, de 91 años, no se encontraba con el resto de su familia. Como de costumbre, el hombre había salido a dar un paseo por su vecindario de Los Ángeles (California, EE.UU.), pero todavía no había regresado. Su nieto salió a buscarlo y lo halló tirado en la calle en un terrible estado.

Rodolfo Rodríguez, residente en el país norteamericano, se había topado en su caminata con una mujer que iba junto a su hija. Según testigos, el hombre tropezó accidentalmente con la niña, tras lo cual la madre no dudó en tomar una brutal venganza. Tomó un ladrillo y golpeó al anciano en la cabeza, mientras le gritaba "¡Regresa a tu país!".