Después de un breve cuarteto de horas de alto el fuego, los ataques aéreos israelíes reanudaron y dejaron escombros en sitios militares, instalaciones de seguridad y centros de producción de Hamás en medio de la Franja de Gaza. Un sitio de las Fuerzas de Seguridad Nacional en el área de Al-sodania, al norte de la Franja de Gaza, y una fábrica de concreto en el área de Al-zahra, en el sur de Gaza, quedaron quemados y ennegrecidos, mientras enormes agujeros en el suelo marcaban los bombardeos.

A pesar de la magnitud del daño, sin embargo, no se informaron muertes. Las fuerzas israelíes afirmaron que la fábrica de hormigón producía material para construir túneles militares. La parte israelí afirmó que atacó "sitios terro