Pocas horas después del mortífero ataque, Nikolas Cruz, autor de la masacre de Florida, confesó a sus interrogadores que un "demonio" en su cabeza le ordenaba "quemar, matar y destruir", según rt.