No te lo aconsejamos, pero si eres aficionado a las emociones fuertes y no te importa ponerte enfermo o que te rompan la crisma, no te lo pienses: salta del sofá, corre hasta la agencia de viajes más cercana y saca un billete para alguno de estos 7 destinos.