El Ministerio de Exteriores ruso ha calificado de "acciones ilegales y arbitrarias" que el Servicio de Seguridad de Ucrania irrumpiera en la oficina de la agencia de noticias RIA Novosti en Kiev para realizar un registro. Además, Moscú ha prometido dar una respuesta adecuada para defender los intereses de los periodistas rusos.