Seguro que no habías visto en vuestra vida algo así. La presentadora intenta suavemente introducir el siguiente número, tras anunciar el resultado de la votación, mientras el público protesta disgustado.

El barullo es de aupa, pero todo discurre con aparente normalidad, hasta que la rubia se pone seria. Llega casi al final del vídeo, que es muy corto.

El silencio posterior, estremece.