Cada vez más la tecnología se utiliza como una herramienta de violencia para el control de la pareja, también entre los más jóvenes