Hay quien sostiene que las redes sociales se han convertido en el refugio del tarado y algo de verdad hay en ello.

Los YouTubers hacen de todo para mantener conseguir seguidores y que la gente visite sus canales, porque el negocio está ahí. Hay de todo en Internet y sobre todo, mucho gilipollas y bastante desaprensivo, como deja patente este vídeo.

Ser ‘youtuber' es mucho más que grabarse a sí mismo. De hecho, al ser un trabajo que gana cada vez más adeptos, no es sencillo sobresalir, aunque algunos lo consiguen.

Por poner solo un ejemplo, la fortuna del sueco Pew Die Pie, el más famoso del mundo, ascendió a 20 millones de dólares el año pasado, según la revista ‘Forbes'.

Por supuesto, cualquiera que se aventure a producir contenidos para YouTube quisiera llegar a ese nivel. Para hacer dinero, hay varias técnicas en Youtube y una normas básicas. Primero hay que inscribirse, de manera gratuita, en AdSense, propiedad de Google (como YouTube), encargada de tramitar los pagos.

Una vez inscritos y después de tener más de 100 suscriptores en su propio canal, los videos del ‘youtuber' ya se pueden monetizar.

YouTube define el pago por cada 1.000 vistas verdaderas (cuando el usuario ve el video durante más de siete segundos), de acuerdo con el impacto de su publicidad en línea. La empresa llama a esto CPM (costo por mil visitas), que es lo que está dispuesta a pagar por que los ‘youtubers' permitan colgar anuncios publicitarios en sus videos.

Otra táctica para ganar dinero con YouTube es establecer acuerdos con terceros para incluir marcas dentro de los videos.

Por ejemplo, cadenas de ropa o de comida pueden cerrar tratos con generadores de contenidos para que promocionen sus productos.