No es broma. Si eres una persona sensible, a la que no le hacen mucha gracia las sorpresas y que prefiere vivir con tranquilidad, ahórrate el trago y no pulses el play.

No tienes necesidad alguna...

Y si lo haces, quita el sonido.