El suicidio de una menor de 12 años en Argentina, presuntamente vinculado al juego 'Momo', que se propaga de manera viral entre los jóvenes por el servicio de mensajería de WhatsApp, enciende una nueva alarma entre las autoridades de diversos países. Este juego ya no está solo en las redes sociales, sino que ahora cuenta con un perfil anónimo en WhatsApp, como si se tratase de un usuario real.

En su comienzo se trató, probablemente, de una simple humorada, pero hoy se transforma en algo peligroso, advierten los psicólogos y especialistas en delitos informáticos de distintos países.

Según algunos testimonios, las víctimas de 'Momo' pueden recibir una imagen por WhatsApp durante la noche y al abrirla, encuentran un rostro terrorífico acompañado de un texto que amenaza con una visita de la espeluznante criatura en caso de que el usuario no marque determinado número o no reenvíe el mensaje, según rt.