Galicia

Mariano Rajoy (PP) y Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia.

PD

Feijóo ha recibido la 'sugerencia' desde la planta noble del PP para forzar un efecto arrastre el 26 de junio de 2016

clipping

El plan de Génova 13 para rascar votos: hacer coincidir las generales con las elecciones gallegas

El presidente gallego se encuentra entre la espada de perder la mayoría absoluta en Galicia y la pared de apoyar al partido a nivel nacional

Redacción, 24 de abril de 2016 a las 07:14

Tras el dilema sobre su candidatura, otra gran duda embarga a Alberto Núñez Feijóo. Ahora que ha confirmado que será el candidato del PP de Galicia en las próximas autonómicas, la siguiente decisión afecta la fecha de las elecciones.

En concreto, si las anticipa para que coincidan con las generales del 26 de junio de 2016, en el más que probable caso de que se repitan, o bien si opta por agotar la legislatura hasta octubre. Las dos opciones presentan ventajas e inconvenientes, pero en el PP se extiende la opinión de que el adelanto beneficiaría a Rajoy en la misma medida que perjudicaría a Feijóo. De ahí que Génova presione a su líder en Galicia para que sincronice los calendarios y este se resiste.

La disolución del Parlamento para convocar elecciones anticipadas en Galicia es competencia exclusiva del presidente de la Xunta, aunque en el PP nadie duda de que la fecha ha sido objeto de discusión con Mariano Rajoy. "Es que el presidente del Gobierno tiene mucho que decir", reconoce un miembro gallego del Comité Ejecutivo nacional. A Génova le interesa el adelanto y así se lo ha hecho saber a Feijóo, pero otra cosa es que él esté dispuesto a contribuir a mejorar los resultados del PP en las generales si es a costa de bajarlos en las autonómicas, cuando la reválida de su mayoría absoluta está tan cogida con alfileres como parece.

Al igual que ocurrió con su candidatura, el presidente del PP de Galicia mantiene una calculada ambigüedad y ofrece pistas contradictorias, que no ayudan a la oposición a descifrar sus intenciones. También como entonces, desde su entorno más próximo no dejan de darle consejos incluso públicamente, siempre en el sentido de agotar la legislatura. “En Galicia tenemos estabilidad y esa estabilidad llega hasta octubre”, afirmó el 21 de abril de 2016 el secretario del Partido, Alfonso Rueda. Esa afirmación y otras similares del portavoz del PP en el Parlamento, Pedro Puy, contienen implícita una opinión que nadie en el partido se atreve a pronunciar en público: que hoy por hoy Rajoy es un lastre para el PP gallego.

Con los datos en la mano, en Galicia el PP obtiene tradicionalmente mejores resultados en las autonómicas que en las generales. En las últimas convocatorias esa diferencia se amplió a casi nueve puntos, desde el 45,79% de Feijóo en 2012 –en pleno debate sobre el rescate de España– al 37,10% de Rajoy en Galicia el 20 de diciembre de 2015. Y aunque el aspirante a la reelección en la Xunta gobierna con 41 de los 75 diputados del Parlamento gallego, no se le escapa que en 2009, con mejor porcentaje, obtuvo una ajustadísima mayoría absoluta por un solo escaño. O lo que es lo mismo, que la victoria electoral va estar muy reñida.

Pero en todo caso, los plazos se agotan: de acuerdo con la ley electoral gallega, el decreto de convocatoria se tiene que publicar entre 54 y 60 días antes de las elecciones, lo que para él el 2 de mayo es también una fecha límite. Quizás incluso para convocar el 26 de junio si, contra todo pronóstico, ese día no hubiera elecciones generales. Porque, como admiten en privado miembros de la oposición, en ese caso un anticipo solo tendría ventajas para el PP.



facebook

Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05