Galicia
Andrea Domínguez. TT

Todo empezó con una inexplicable y dramatica imprudencia. El pasado 30 de marzo de 2018 el mar arrastró a Andrea Domínguez, que junto a unos amigos bajó a la coruñesa playa del Orzán tras asistir a un concierto que se celebraba en el capital herculina.

Diez días después, el cuerpo sin vida de la joven, de 22 años y natural de Orense, ha aparecido en la misma ensenada, casi en el mismo punto donde sus amigos la localizaron por última vez.

Fue en torno a las 11 de la mañana de este lunes cuando un operativo de rescate logró localizar y recuperar el cadáver, a pesar de las condiciones meteorológicas y el estado del mar, muy picado a esa hora debido a la nueva borrasca que afecta a la Comunidad.

El rastro de Andrea Domínguez se había perdido la madrugada del Viernes Santo, cuando se encontraba en La Coruña para disfrutar de una noche de ocio con sus amigos. En uno de esos instantes, la chica se acercó al arenal de Orzán, el mismo día en que se había decretado una alerta por fuerte oleaje.

Una vez en la orilla, y a pesar de la resistencia de dos de sus compañeros, se zambulló en el agua, y su pista se perdió sin que ellos pudieran hacer nada por rescatarla. El dispositivo de rescate se puso en marcha a los pocos minutos de que los jóvenes diesen el aviso, pero fue imposible dar con la orensana.

Durante los días posteriores las búsquedas por tierra, mar y aire no han cesado pese al tren de borrascas que cruzaron Galicia a lo largo de la pasada semana. En ellas colaboraron decenas de voluntarios de protección civil que, de manera desinteresada peinaron las rocas desde el amanecer.

En el mar, buceadores especializados en este tipo de búsquedas se sumergieron días tras día para tratar de encontrar algún rastro.

Un ciudadano avistó el cuerpo

El hallazgo del cuerpo de la orensana se produjo este mismo 9 de abril, a la altura del hotel Riazor, tras la alerta de un ciudadano que aseguró haber visto algo en la zona. Se trató de la alerta número trece que atendieron los servicios de emergencia desde la desaparición de la joven.

La única que no resultó ser una falsa alarma. A espera del informe de la autopsia, la noticia ya ha sido trasladada a los padres de la fallecida, que poco antes del fatal desenlace habían hablado con ella para confirmar que todo había ido bien en el concierto.