Galicia
Policías gemelos de Orense FV

Casi dos años de investigación bajo secreto de actuaciones condujeron ayer a la detención de B. D. L. y R. D. L., dos inspectores de la Policía Nacional -el primero, ya jubilado por incapacidad permanente-, contra los que la magistrada de Instrucción 3, Eva Armesto, y la UDEV de la Policía Judicial ven pruebas de su implicación en el robo de armas del búnker de la comisaría de Ourense, así como en la elaboración de anónimos que apuntaron con falsedades a una mafia policial, desencadenando como efecto colateral la Operación Zamburiña, en la que siguen investigados 4 agentes antidroga por supuesto trato de favor a confidentes. Los dos policías detenidos, hermanos gemelos de 43 años, caen 21 meses después de la muerte de C. B. A., un agente del área de prensa -donde B. D. L. era el responsable-, que se autoinculpó de los escritos sin nombre y de la sustracción de 6 pistolas (3 de ellas aparecieron en su despacho). La comisaría identificó como un suicidio la muerte de C. B. A., que según la versión policial se quitó la vida con una de las armas robadas. Avisó de su intención por wasap y envió correos para pedir perdón. La juez que asistió al levantamiento, Eva Armesto, siguió investigando para llegar al fondo. Sospechaba que C. B. A. había sido víctima de presiones (la magistrada recibió un último anónimo desde Santiago que así lo manifestaba). Armesto ha mantenido las diligencias abiertas para esclarecer un posible delito de homicidio o de asesinato.

La UDEV tenía claro que un solo agente no podía elaborar los anónimos, planear la sustracción de las armas y hacer consultas en bases de datos a nombre de terceros, con la intención de hacer daño. Los investigadores, tanto de la comisaría ourensana como procedentes de Madrid, registraron ayer durante horas la casa familiar de los sospechosos, en Toén, para hallar las 3 pistolas que faltan y cualquier prueba de su relación con los hechos. Los dos policías detenidos están bajo custodia en la comisaría hasta que la juez decrete su paso a disposición. Es el epílogo en la sucesión de capítulos de la peor crisis de la Policía en Ourense, según recoge El Faro de Vigo.

La causa seguía secreta ayer y el hermetismo es total. Se sabe que R. D. L. fue detenido y esposado a primera hora de ayer en la academia de Policía de Ávila, donde ejercía como instructor de tiro desde el inicio del curso actual, en septiembre de 2017. Él y su hermano B. -jubilado hace un año por problemas psicológicos- son especialistas en el manejo de armas y atesoran varias medallas en campeonatos de tiro de primer nivel. B. D. L. era el jefe de prensa de la comisaría y el delegado de formación hasta que el excomisario Amable Valcárcel -que ya sospechaba de él- lo relegó. Tenía acceso libre a la galería de tiro.

Fuente: El Faro de Vigo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Así desalojan Policías de EE.UU. por la fuerza a una anciana de 93 años en silla de ruedas