Galicia
Miedo, violencia y violación. PD
Decidió dar marcha atrás al ver que la Guardia Civil era consciente de sus "incongruencias" y "contradicciones"

Todo era mentira. Una burda invención y ahora le toca pagar un precio, acusada de simular un crimen que nunca existió.

La joven que denunció haber sido víctima de supuestos abusos sexuales por parte de una decena de chicos en las inmediaciones de una discoteca en el municipio de A Estrada (Pontevedra) se ha desdicho y ha pasado a ser investigada por simulación de delito.

Tal y como han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, este mismo martes la chica se puso en contacto con los investigadores para desmentir los hechos que había narrado en días previos, y se justificó en razones de tipo personal.

Las mismas fuentes han indicado que la joven "se dio cuenta" de que, después de que la Policía Judicial de Lalín realizó varias entrevistas y se percató de "una serie de incongruencias y contradicciones en el relato de los hechos", el Instituto Armado estaba "dubitativo, inquieto con los datos".

Por ello, entienden que tomó la "sabia" decisión de adelantarse a una detención y desmintió su relato inicial. Como consecuencia de ello, la mujer ha pasado a ser investigada por simulación de delito, lo que ya le ha sido notificado y remitido al juzgado correspondiente.

La investigación arrancó a mediados de la semana pasada, cuando la joven presentó en el cuartel de la Guardia Civil de Cambados una denuncia por haber sufrido el pasado 9 de diciembre supuestos abusos sexuales de diez jóvenes a la salida de una discoteca.

VÍDEO DESTACADO: Padres simulan un intento de violación para darle una 'lección' a su hija