Guia Cultural

Muñeca de porcelana - Naves del Español

clipping

Esa muñeca de la que habla David Mamet

José Sacristán supera a Al Pacino en una producción impecable

José Catalán Deus, 08 de marzo de 2016 a las 16:34

Ha pasado sólo un mes desde que se estrenó en Broadway, y ya está en Madrid revisada por el autor y en primicia absoluta. 'Muñeca de porcelana' es una trepidante propuesta con un montaje impecable. A sus 79 años, José Sacristán ha llegado finalmente a ser un actorazo, un ejemplo de superación y oficio.

David Mamet es un autor dramático y guionista cinematográfico absolutamente consagrado, de sagacidad e inteligencia probada, que plantea temas candentes y da que pensar, lo cual es mejor que dar que hablar. Esta 'China doll' es la decimocuarta obra que estrena en esos escenarios neyorquinos que se tienen por los más selectos del mundo. Con España tiene cierto 'feeling' que se demuestra en lo mucho y bien que hemos visto sus cosas. 'Glengarry Glen Ross' tuvo una buena producción en el Teatro Español en 2009 (ver nuestra reseña). 'Oleana' sirvió para descubrir a Irene Escolar y confirmar a José Coronado en 2010 (ver nuestra reseña). 'Razas' llenó Las Naves del Español por esas fechas a pesar de que la discriminación racial no sea  nuestro principal problema  (ver nuestra reseña).Y en 2012 vimos su penúltima, La anarquista, en versión, dirección y dramaturgia de José Pascual (ver nuestra reseña).

Es decir, que Mamet es un viejo y estimado conocido, aunque entre medias de todo esto su audacia de romper públicamente con el progresismo yanqui y declararse conservador, haya provocado la inquina de todos los inquisidores anglosajones y algunos mesetarios. A los que ahora da en los morros con un ataque a la yugular del Establishment yanqui, que es como decir al mismísimo cogollo de esta última etapa del capitalismo, el cóctel de buenismo, ingeniería financiera y culto al Dios Algoritmo, omnipotente, omnipresente y omnisciente. Un supermillonario acaba de comprarse un avión para presumir ante su joven amante, y desde su trono arrogante empieza a saber que algo ha salido mal. Lo que ha salido mal es que un percance accidental permite al gobernador de su Estado ajustarle unas cuentas que lleva años queriendo ajustar en un pique de egos que es lo único que altera las tranquilas cimas del poder. El ajuste es un torniquete que comienza a cerrarse alrededor de su cuello machacando su arrogancia y haciendo cenizas en cuestión de minutos su encumbrada posición en las más altas instancias del poder político-económico norteamericano.

Lo importante de esta obra son los detalles, los mecanismos por los que la implacable justicia estadounidense ha terminado siendo un implacable verdugo de todo el que se mueva en la foto. David Mamet nos da un curso acelerado de alta política más allá de las series televisivas y mucho más allá de las tertulias y opinadores patrios. El curso es exigente, a ritmo trepidante, y da por supuesto un conocimiento del Sistema que nos tememos no proporcionan las redes sociales y los medios de comunicación semidigitales. Es una pieza teatral especialmente recomendada a columnistas, tertulianos y conductores de shows de actualidad en radio y teuve.

Aquí radica la única pega de la propuesta, que exige un nivel de criterio superior a la media. Por eso el público que llenaba a rebosar la sala grande del Matadero parecía al final un tanto confuso y desorientado por lo que había visto y sobre todo por lo que había escuchado. No captaba bien el intríngulis, es lógico, lo mantienen atontolinado, necesita una cuaresma sin medios de incomunicación y sin wasap/fb/twitter.

Una escenografía excelente nos sitúa en el inimitable lujo gélido de los despachos de la gente realmente importante. Iluminación y vestuario arropan el corazón de las tinieblas. Un efecto inicial de entrada desde un pasillo oscuro y una puerta entreabierta, indica que aquí hay un director competente. Y a partir de ese primer momento todo queda en manos de José Sacristán y Javier Godino, un potentado y su joven asistente. El primero es el habla, el que da doctrina, el que pasa de la cima al abismo en una hora; pero el segundo debe escuchar, obedecer y adivinar en justas y precisas dosis. Y también lo hace.

Mamet nos presenta una reflexión postcrisis, que vuelve horrorizada cuando otros van a esa política populista que es la última moda. Denuncia que hay una camada de políticos progres que son el verdadero peligro actual, y no los conservadores de siempre contra los que la gente se ceba sin darse cuenta del engaño. Entreabre la puerta del verdadero juego de poder en las alturas globales, de las dos alas del avión supersónico en el que viajamos, y cual de las dos es la favorita de los pilotos que maniobran en la cabina de mando. Pero nada dice de los pilotos porque ni él ni nadie los conocemos. Mamet ha recibido 'casualmente' malas críticas de los santones del New York Times y del Guardian. Mamet ha reaccionado velozmente fundiendo en un sólo acto de 75 minutos los dos originales de 120 de duración, y ha cambiado el desenlace sustituyendo la argucia final de Mickey por una frase salomónica que ya se ha repetido varias veces en los últimos minutos: hay que tener todos los datos y hay que oír todas las opiniones, y una vez hecho, actuar (más o menos).

La versión de Bernabé Rico consigue mantener el atractivo de lo que se ha venido a llamar el ‘Mamet speak’, su estilo de construir diálogos con sobreentendidos entrecortados, algo de sorna y complejas alusiones que exigen mucha atención del espectador normalmente despistado. ¿Significa algo el título, acaso se refiere a la fragilidad del sistema, a su apariencia engañosa, a su obsolescencia intrínseca?

José Sacristán realiza algunos de los mejores monólogos telefónicos de los últimos tiempos, y todo indica que ha conseguido arribar en un papel en el que Al Pacino ha naufragado. Javier Godino no consigue convencernos en su giro justiciero final, es cuando coge protagonismo y parece asustado después de tanto obedecer al jefe. Teatro actual, teatro sin mensajería de matute, teatro orientador para las próximas elecciones.

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Interés, 9
Texto, 8
Dirección, 8
Escenografía, 8
Interpretación, 9
Iluminación, 8
Producción, 9
Documentación para los medios, 6
Programa de mano, 7

Las Naves del Español
MUÑECA DE PORCELANA
De David Mamet
Versión: Bernabé Rico
Dirección: Juan Carlos Rubio
Del 3 de marzo al 10 de abril de 2016

Con José Sacristán y Javier Godino

Ayudante de dirección - Chus Martínez
Diseño escenografía - Curt Allen Wilmer
Diseño iluminación - José Manuel Guerra
Diseño sonido - Mariano García
Figurinista - Guadalupe Valero
Fotografía - Sergio Parra
Producción ejecutiva - Bernabé Rico
Una producción de TalyCual y Bravo Teatro.



facebook

José Catalán Deus
José Catalán DeusEl editor de la Guía Cultural ha vivido una larga carrera profesional en la que ha alternado puestos de dirección en diarios y revistas (Interviú, El Independiente...) con el trabajo como reportero y comentarista. Durante una década fue corresponsal en Londres y en Roma, y también ejerció el periodismo en estancias en París y Tirana. Ha sido corresponsal en Madrid de CNN Interactive y otros medios americanos. Actualmente, además de ejercer la crítica cultural en 'Periodista Digital', escribe libros regularmente y es analista de temas globales en diversas publicaciones digitales e impresas.
Recomendaciones de la Guia Cultural

Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05