Franz Erhard Walther. Un lugar para el cuerpo - Palacio de Velázquez

El Museo Reina Sofía expone en su sede del Palacio de Velázquez la muestra Un lugar para el cuerpo, que ofrece un conjunto de trabajos del artista conceptual alemán Franz Erhard Walther (Fulda, Alemania, 1939). La insoportable levedad del arte y su protagonismo por el visitante, podría titularse. Interesante, curiosa, divertida, la exposición hará las delicias de los visitantes sin prejuicios, de aquellos que han terminado por aceptar que es arte lo que nos dicen que es arte y lo que se nos presenta como arte. Así de sencillo y así de complicado.

En 1967 F.E. Walther se trasladó a Nueva York, incorporándose a la tendencia conceptual que cuestionaba la misma definición del arte. En 1970 forma parte de la colectiva Spaces en el MoMA. Al año siguiente retorna, ya como profesor de la Escuela Superior de Bellas Artes de Hamburgo, donde hasta 2005 ha influido en artistas como Rebecca Horn, Kippenberger o Santiago Sierra. Aunque su presencia en la Documenta ha sido constante, no será hasta comienzos de este siglo cuando su trabajo consiga retrospectivas en Lisboa (2003), Ginebra (2010), NuevaYork (2011), Londres y Karlsruhe (2012), Bruselas y Burdeos (2014), Luxemburgo (2015) y Toronto (2016), antes de venir a Madrid de la mano de Joao Fernandez, impulsor de esta retrospectiva y subdirector del Reina.

La relación entre materiales y acción, público y objeto, es fundamental en la obra de este artista, para quien el arte tiene una naturaleza inmaterial y ’performativa’, de manera que el cuerpo, el tiempo y el espacio se convierten en materiales escultóricos. Al parecer, la obra de Walther, desarrollada desde finales de la década de los 50 hasta la actualidad, anticipa muchas de las cuestiones que caracterizan la época en cuanto a la condición del objeto artístico y la naturaleza del espectador en cuanto partícipe.

La retrospectiva recoge una selección de su serie Handlungsstücke (Obras de acción), dos de las cuales fueron 'activadas' por el propio artista el día de la inauguración. Walther no considera que lo que él hace sean performances sino “demostraciones de trabajo”, donde el cuerpo, el espacio y el tiempo se convierten en materiales escultóricos. Entre estas Obras de acción la exposición incluye 1. Werksatz (Primer conjunto de obras, 1963–1969), mostrada por primera vez en la Documenta 5 (1972). En este trabajo Walther introdujo muchas de las ideas que serán esenciales en su quehacer futuro, la relación entre materiales y acción, espectador y objeto. Muchas obras presentes en la exposición, tienen su origen en 1. Werksatz.

Walther entiende sus esculturas como espacios habitables que modifican su apariencia y significado en función de múltiples soluciones formales, así como de las acciones que el artista y las propias obras sugieren al público (acciones denominadas por el artista como “activaciones”). Mediante estos recursos reinterpreta la definición del objeto artístico, así como la relación entre el arte y el espectador. La activación que lleva a cabo Walther no se debe interpretar en un sentido performativo pues la acción y el movimiento no están pensados para una audiencia; cuando se activan las piezas, la acción implica un momento de presentación, no de representación.

Desde comienzos de los años 60, Walther utiliza materiales textiles en la configuración de sus obras. En ellas la costura actúa como un principio constructivo, en la forma que lo hacen el collage y el assemblage en el siglo XX cuando estos son concebidos como procesos para la aproximación del arte y la vida. El innegable aspecto táctil, reforzado por el complejo uso del color, dota a estas obras de un carácter lúdico lleno de posibilidades; prototipos textiles que se convierten –en palabras del artista– “en un conjunto de condiciones más que en un objeto acabado”.

Junto con la acción, el lenguaje es otra de las herramientas de las que Franz Erhard Walther se sirve en su labor de redefinir la obra de arte, al integrarse en una genealogía que parte de Mallarmé y se extiende hasta la poesía concreta. En su caso, el artista recurre a su profundo conocimiento de la historia de la tipografía para representar la palabra como material de trabajo, desde los dibujos de su serie Wortbilder (Imágenes palabra) hasta la reinvención de las formas tipográficas reveladas en sus alfabetos escultóricos, volúmenes que invitan al espectador a descubrir su legibilidad en el espacio y a interactuar con ellos.

Durante el tiempo de permanencia de la muestra se llevarán a cabo una serie de
'activaciones' de esta instalación, por 'mediadores' preparados por el propio artista. *(Ver horario de activaciones al final). Les recomendamos asistir porque comprenderán las razones de este buen alemán para insistir durante medio siglo en su simple idea. Ante nosotros el día de su presentación, con movimientos sencillos y nada ampulosos, con total naturalidad, se colocó en las traviesas de la nave central para demostrar como sus ligeros cambios de posición alteraban completamente el conjunto y lo dotaban de un interés más que suplementario. Todo ello aumentó cuando trasladó su 'activación' a la obra contigua, empuñando dos bastones rojo y amarillo para modificar levemente el conjunto y dejarnos un tanto boquiabiertos.

Franz Erhard Walther sabe de qué habla y por qué habla. Podemos decir que sí, que es un artista.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 7
Despliegue: 8
Comisariado: 8
Catálogo: n/v
Documentación a los medios: 8
Programa de mano: 9


Palacio de Velázquez. Parque del Retiro
Franz Erhard Walther. Un lugar para el cuerpo
Hasta el 10 de septiembre de 2017
ORGANIZACIÓN: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
COMISARIO: João Fernandes
COORDINACIÓN: Ana Ara
ACTIVIDADES: Encuentro: En torno a Franz Erhard Walther. Elena Filipovic, Christian Rattemeyer y João Fernandes. Con la presencia del artista y la activación de obras. Palacio de Velázquez. 9 de septiembre a las 12:00 h

* Horarios de las activaciones:
-Del 19 de abril al 30 de junio: Jueves y viernes, de 18:00 a 21:00 h; Sábados y
domingos: de 12:00 a 14:00 h y de 18:00 a 21:00 h
-Del 1 de julio al 10 septiembre: Jueves, viernes, sábados y domingos, de 18:00 a 21:00 h..