Sueño de una noche de verano - Festival de Almagro

El Teatro Nacional Weimar, uno de los más señeros de Alemania, vino al Festival de Almagro a preestrenar su versión de 'El sueño de una noche de verano' de William Shakespeare, con la que inaugurará su próxima temporada. Un brillante espectáculo que despliega quince actores en 27 personajes, con un vestuario fabuloso, mucha música en directo y algunas ideas originales que aún tienen que encajar del todo.

El Weimar fue dirigido en tiempos por Johann Wolfgang von Goethe y en él trabajaron también Schiller, Bach, Liszt y Strauss. Ofrece potentes temporadas de ópera, teatro y conciertos que este año juntarán 600 representaciones. Su adaptación de la comedia 'A Midsummer Night's Dream (Sueño de una noche de verano), escrita alrededor de 1595 y considerada uno de los grandes clásicos teatrales de todos los tiempos, es sumamente desenfadada. Se inicia en la primera lectura de una compañía que va a representarla, convierte al personal técnico en el grupo de elfos que preparan a su vez una representación del  mito griego de Píramo y Tisbe, y convierte a las súbditas de Titania, la reina de las hadas, en un fabuloso grupo de seres variopintos digno de cualquier taberna galáctica. Oberón, el esposo de Titania, es un viejo rockero con su saxo a cuestas, y su sirviente, el duende Puck, semeja un payaso escéptico, que comete las mismas barrabasadas mientas ejerce de maestro de ceremonias.

Su enrevesada trama ha sido adaptada cientos de veces con las mayores libertades. El argumento es muy conocido y las variantes infinitas. Teseo, duque de Atenas, forma pareja desajustada con Hipólita, reina de las amazonas. En su corte, Hermia está prometida a Demetrio pero a quien quiere de verdad es a Lisandro y acepta fugarse con él al bosque. Su amiga Elena está enamorada de Lisandro. Todos terminan en el bosque esa noche veraniega en la que Oberón enfadado con Titania ordena a Puck que la someta a un encantamiento porr el que quedará prendida del primer animal que vez cuando despierte. Puck para enrredarlo todo aplica la pócima también a algunos de los humanos que merodean esa noche por el bosque y entre los cuatro se arma un lío de amores y desamores bien descomunal. Los elfos hacen una representación hilarante de esa obra que ensayaban mientras Titania queda prendada de uno de ellos convertido en asno. El follón nocturno es descomunal aunque finalmente cada oveja termina con su pareja.

El numeroso reparto actúa de forma sobresaliente sin que haya que destacar a nadie, pues si bien Fridolin Sandmeyer hace un desinhibido y graciosísimo Punk, o Sebastian Kowski un Oberon muy puesto y resultón, no podemos dejar atrás a ninguno de los graciosos elfos y menos al que transmutado en asno provoca los momentos más hilarantes -quizás- de la velada.

A las dos horas de representación la pieza y el público están listos para el final feliz. Pero entonces el director y coadaptador Jan Neumann decide introducir un descanso que rompe la tensión y da paso a una hora más de representación que sobra de todo punto y es rellenada por largas actuaciones musicales, bailes con la audiencia y demás parafernalia perfectamente eliminable. Un dislate que instaríamos seriamente a suprimir.

“Doth the moon shine that night we play our play?” (¿Brillará la luna esta noche cuando representemos nuestra pieza?) Dice Julie Paucker, la coadaptadora y asesora de verso: 'La comedia Sueño de una noche de verano de Shakespeare es una carta de amor dedicada a la noche, al sueño, a la fantasía y al verano. Lo que no es posible de día, es posible que suceda en la noche. Quien se despierta, verá más allá de la realidad, quien duerme.... Quienes se amaban, ahora se odian, y quienes se odiaban quedan rendidos ahora de amor y pasión para siempre. Pero al final el amanecer se acerca'.

El pasado mayo Andrés Lima ofrecía en La Abadía Sueños, una adaptación libérrima que incluía sus reflexiones a la muerte de su padre (ver nuestra reseña). Al Festival de otoño de 2009 Irina Brook trajo una fallida versión (ver nuestra reseña), y poco después Elena Pimenta con la compañía Ur Teatro puso en pie la veterana suya (que se representa desde 1992) en los Teatros del Canal (ver nuestra reseña). En 2016 llegó la excelente de Darío Facal a Las naves del Español (ver nuestra reseña).

Los Ballets de Montecarlo nos ofrecieron en 2012 su versión danzada con Le Songe (ver nuestra reseña). Y como el compositor clásico Felix Mendelssohn escribió una obertura y otras piezas musicales inspirado en esta obra (que se utilizaron como acompañamiento musical de la misma a lo largo del siglo XIX), también el Teatro Real ofrecía las pasadas navidades un notable espectáculo familiar basado en sus partituras (ver nuestra reseña). Sin olvidar que en este último escenario en 2006 se programó la ópera de Benjamin Britten del mismo título y tema, que el compositor británico estrenara en 1960.

Esta despendolada adaptación alemana tiene fallos, como el gordísimo y ya señalado de esa segunda parte innecesaria, los abruptos personajes de Teseo e Hipólita y alguna cosa más. Pero el reparto y la puesta en escena son de campeonato. Resultó en una de las funciones más hilarantes de los últimos tiempos. Y como la risa sana y espontánea es difícil de lograr entre tantas gracietas repetidas y tanto humor chusco en los escenarios, hay que darla una calurosa bienvenida.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 9
Dirección: 8
Interpretación: 8
Escenografía: 7
Iluminación: 7
Vestuario: 9
Espacio sonoro: 8
Producción: 9
Programa de mano: 8
Documentación a los medios: n/h


FESTIVAL DE ALMAGRO
Antigua Universidad Renacentista (AUREA)
Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare
Compañía del Teatro Nacional Alemán (DNT), Teatro del Estado de Turingia, Alemania
Versión - Frank Günther
Adaptación - Julie Paucker y Jan Neumann
Director - Jan Neumann
7-8 julio a las 19.00h

Ficha Artística-Técnica
Escenografía Oliver Helf
Iluminación Jörg Hammerschmidt
Vestuario Nini von Selzam
Música Cast, Fridolin Sandmeyer, Nahuel Häfliger, Bastian Heidenreich
Asesor de verso Julie Paucker
Ayudante de dirección Anja Schoenwald
Ayudante de escenografía Richard Fulton
Ayudante de vestuario Josephine Buchert
Promotor Heike Lucius
Regiduría Susanne Hillmann y Josephine Buchert

Reparto
Hippolyta, Senfsamen (Elfo) - Dascha Trautwein
Theseus, Spinnweb (Elfo) - Max Landgrebe
Hermia, Arwen (Elfo) - Simone Müller
Lysander, Eberhard (Elfo) - Nahuel Häfliger
Helena, Stinkerbell (Elfo) - Nora Quest
Demetrius, Motte (Elfo) - Jonas Schlagowsky
Titania - Nadja Robiné
Oberon - Sebastian Kowski
Puck - Fridolin Sandmeyer
Squenz (Prolog), Dobby (Elfo) - Thomas Kramer
Zettel (Pyramus), Robin (Elfo) - Krunoslav Šebrek
Flaut (Thisbe), Bohnenblüte (Elfo) - Julius Kuhn
Schnauz (Wand), Amaryllis (Elfo) - Anna Windmüller
Schnock (Löwe), Dildo (Elfo) - Bastian Heidenreich
Schlucker (Mond), Bilbo (Elfo) - Christoph Heckel

Duración: 180 min (con intermedio)
Precios: 20€, 26€ y 29€
V.O. Alemán con sobretítulos en español.