Novela të Zgjedhura (trad. ElVi Shideri) - Buzuku - Pristina

'La ilustre fregona', 'El celoso extremeño' y 'El licenciado vidriera' ya pueden leerse en albanés desde hace unas semanas. La Editorial "Buzuku" de Pristina, la capital de Kosovo, una empresa pionera entre las editoriales privadas en idioma albanés, fundada en 1990 en Tirana y Pristina cuando aun era todo de propiedad estatal, tanto en el régimen comunista albanés de Enver Hoxha, como en la Yugoslavia de Tito. Cabe el honor de ser el traductor de Cervantes a Elvi Sidheri, de 36 años de edad, un traductor albanés que ya tradujo desde nuestro idioma en 2015 “La casa de Bernarda Alba” de Federico García Lorca.

Sidheri nació en Tirana y es de profesión oficial fisioterapeuta. Compatibiliza sus dotes de traductor con el ser columnista en varios medios de Tirana y Pristina. Tras estas tres novelas ejemplares cervantinas, dice que  le gustaría traducir mucho más del español, 'especialmente a Miguel de Unamuno, otras obras de Lorca, de Neruda (que ya ha sido traducido magistralmente en albanés), de otros escritores de América Latina y sin duda a autores actuales de España'.

'Cuando decidí intentar hacer la traducción de algunas de las Novelas Ejemplares de Cervantes, explica Sidheri, sabía que iba ser un desafío bastante difícil pero sentía que tenía la firmeza necesaria, las ganas y también la gran ilusión de poder confrontarme con un gigante del nivel de Cervantes, uno de los padres de la literatura mundial. Como sucede a menudo, fue una combinación de acontecimientos fortuitos los que hicieron posible esta traducción, y al mismo tiempo la realización de mi sueño como traductor, de traducir al mito, a su majestad Cervantes'.

'Así, nos cuenta, hablando un día con el editor de la Editorial Buzuku, decidimos intentar traducir alguna obra desconocida para el lector albanés del maestro Cervantes. Vale la pena subrayar el hecho de que El Quijote había ya sido traducido el pasado siglo por dos ilustres personalidades de la literatura albanesa, Fan Stilian Noli (ex primer ministro, arzobispo ortodoxo y también poeta, escritor, diplomático y traductor) y Petro Zheji (uno de los mejores traductores albaneses, lingüista y erudito). Pero sin embargo Cervantes seguía siendo poco conocido en nuestra lengua. Así que no fue difícil tomar la decisión y a continuación buscar la mejor versión existente.

'Por una cuestión de gusto personal, finalmente escogí estas tres de las Novelas Ejemplares. Primero, “La ilustre Fregona”, una alegra comedia medieval, llena de amores velados, de malentendidos, de mucho humor y muchísimos amores juveniles, y también con un poco de misterio, siempre presente en una obra de este tipo. Después tenemos “El celoso extremeño”, según el ejemplo del Decamerón italiano, donde se mezclan sentimientos morbosos de celos, virtudes amorosas juveniles y mucha aventura. La tercera es “El licenciado vidriera”, quizás mi preferida de las tres novelas que he escogido, la más profunda, la más clarividente, perspicaz, aguda e ingeniosa de todas las Novelas Ejemplares'.

Sus títulos en albanés son respectivamente “Enëlarësja e shkëlqyer”, “Ekstremadurasi xheloz” y “Avokati prej qelqi”, bajo la rúbrica general de “Novela të Zgjedhura”, Novelas Ejemplares. 'Fue un esfuerzo muy satisfactorio y mereció la pena. Y por qué no,  quizás contribuya fortalecer las relaciones entre el universo cultural y lingüístico albanés y el español. Es el poder de la literatura, de la obra de Miguel de Cervantes, del idioma castellano, algo que nos puede unir culturalmente', opina Sidheri.

-¿Cuáles son a tu modo de ver las divergencias más notables entre el español y el albanés, y cuáles por tanto las dificultades más grandes a la hora de traducir un texto de uno a otro idioma?

Se trata de dos idiomas bastante diferentes, con origen diverso y un desarrollo lingüístico diferenciado a través de los siglos. El español es un idioma de origen latino, mientras que el albanés es una rama independiente de los idiomas Indoeuropeos, aunque fue bastante influenciado por el latín de los romanos, que dominaron por casi 700 años la antigua Iliria. Así que se puede deducir que hay unas similitudes entre los dos idiomas y también alguna palabra en común, como, por ejemplo “pallavra” en albanés (cuentos exagerados)  y “palabra” en español, “çdo” y “cada”, “çika” y “chica”, “verë” y “verano”  (con el mismo sentido), etc. Pero, son dos idiomas muy diferentes y es necesario un trabajo muy serio y meticuloso para hacer una buena traducción de un texto del español en albanés. Hay que tener presente el hecho de que gramaticalmente son dos idiomas que funcionan de manera diferente, y es necesario que el traductor sepa armonizar sus peculiaridades sin dañar la originalidad del sonido y de la gramática de la lengua a la que está siendo vertido.

- ¿Cuánto tiempo te llevó esta traducción, qué fue lo más difícil?

Llevó unos meses... Sobre todo fue difícil ambientarse con el estilo y el habla de Cervantes del siglo XVII y después fue también un gran reto poder encontrar un lenguaje en albanés que tuviera el nivel del texto original de Cervantes. Yo he usado el albanés literario, pero con algunas cadencias del dialecto del sur de Albania, un poco anticuadas, que pero me parecían más apropiadas por este tipo de traducción. Lo más difícil fue traducir  “La ilustre Fregona”, y lo más interesante y divertido fue traducir “El licenciado vidriera”.

 -¿Cuándo y cómo aprendiste español?

Siempre tuve una gran simpatía por España y a los 17 años de edad me decidí a aprender el español cuando apenas se habían abierto los cursos de español en La Casa de España de Tirana, en el Instituto Cervantes. Era el año 1998 y nosotros hemos sido el segundo grupo de estudiantes de español en aquellos años, éramos un grupo de jóvenes apasionados por el español con un amor muy fuerte por este idioma y toda la cultura de este país. Más tarde, durante la Crisis de Kosovo en el 1999, tuve la suerte de colaborar con periodistas españoles y argentinos y pude formar mis primeras experiencias de trabajo como traductor.

En España he estado tres veces hasta ahora -en Madrid en el 2001 y en Las Palmas y Huelva en 2009 y 2012- y desde luego que me gustaría visitarla más a menudo, a ser posible trabajando como traductor, nunca he perdido los contactos con este país que siempre amé. También he podido visitar algunos países de lengua española en el Caribe, como República Dominicana y Cuba, y claramente he podido notar la diferencia entre la manera de hablar en España y en América Latina.

-¿De qué otros idiomas traduces también y cuál es tu balance como traductor hasta el momento?

Traduzco del francés, del italiano, del inglés, del español, del portugués, del rumano, del croata, del macedonio, del alemán, del búlgaro y algo de ruso también. He traducido libros principalmente del francés (entre otras cosas, dos libros del premio Nobel en Literatura del año 2014 Patrick Modiano, una colección de poemas del primer premio Nobel en Literatura en el año 1901, Sully Prudhomme, otra colección de poemas de Frédéric Mistral, premio Nobel en Literatura del 1904 y al “Pequeño Príncipe” de Antoine de Saint Exupery), mientras que del inglés he traducido la obra maestra de Kahlil Gibran “El profeta” y dos clásicos de la literatura china como “El arte de la guerra “ de Sun Tzu y “Tao Te Ching” de Lao Tzu. Del italiano he traducido “El príncipe” de Niccolò Machiavelli y otros libros importantes también de otros idiomas. He traducido hasta hoy 27 libros al albanés de siete lenguas extranjeras: francés, italiano, español, portugués, inglés, croata, y alemán'.