Manchas en el silencio - Alcalá, 31

Cristina Lucas (Jaén, 1973) expone en la sala de Alcalá, 31, tres de sus últimos trabajos con un título genérico, ‘Manchas en el silencio’. La exposición comisariada por el crítico de arte Gerardo Mosquera dice tener 'como ejes generales la historia, el tiempo y la memoria, a través de instalaciones y vídeoproyecciones que ahondan en conceptos como el uso del arte como medio de investigación histórica, la poesía conceptual o la fascinación borgiana por el tiempo'.
 
La pieza principal de la muestra es 'El rayo que no cesa', una vídeo-investigación-instalación todavía en proceso de creación que consiste en una sucesión cronológica de los ataques aéreos que han provocado víctimas civiles desde 1912 hasta la actualidad. Se compone de tres grandes proyecciones: una revela los datos concretos, otra recoge su situación geográfica y la tercera expone testimonios fotográficos de cada hecho. Dura casi una hora y no se nos ha dicho cuántos bombardeos refleja y otros datos globales sobre el material expuesto. Se trata de una en la que participan los asistentes a un taller de artes visuales de la Comunidad de Madrid así como estudiantes de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense. 'Tufting', derivada de la anterior y realizada ex profeso para la muestra, se compone de lienzos bordados que representan mapas de zonas especialmente significativas.
 
Por su parte, 'Piper Prometeo' es un vídeo donde un avión hace volar la fórmula física que hizo posible la aviación; y 'Clockwise' está compuesta de 360 relojes que marcan la hora a lo ancho del fuso horario terráqueo: 'de esta manera, el tiempo global puede ser contemplado simultáneamente, en una experiencia artística cercana a la teoría de la relatividad', nos comunican.

En resumen, y si se trata de dar una opinión sincera, 'El rayo que no cesa' es un refocilarse masoquista en el lado oscuro de la especie humana de nuestras época que no aporta más que morbo repetitivo. 'Piper Prometeo' no compensa la inversión en el rodaje, y 'Clockwise' es totalmente fallida.
 
Dicen que esta exposición 'evidencia el carácter comprometido de la producción artística de Cristina Lucas, así como el uso del arte como medio de investigación histórica. La muestra da testimonio de la memoria y la violencia en la historia'. El comisario añade que 'lo hace por una doble vía tanto intelectual como sensible, constituyendo una personal conmemoración de los 80 años de la tragedia de Guernica'.
 
La exposición sustituye el catálogo habitual por un libro exhaustivo titulado 'Wavelength / Longitud de ond,que recoge el trabajo durante la última década de esta artista multidisciplinar que practica diversos medios, desde la performance hasta el vídeo, la fotografía o la instalación, un libro coproducido por la Comunidad de Madrid, el OK Center for Contemporary Art y el Mudam Luxenbourg, que incluye textos de la propia artista y diversos expertos y/o especialistas. De su lectura o simple ojeo, puede sacarse una idea aproximada de la trayectoria de la artista. Y la conclusión de que el comisariado de la exposición ha optado por una solución fácil.

La ejecución de las obras tiene mérito y representa un trabajo proceloso, pero poco aportan. Más ingterés como ejemplo de este género que le gusta, una especie de vídeoreportaje artístico, tenía 'Capitalismo filosófico', que se pudo ver en el Matadero no hace mucho tiempo
 
En fin, 'un cuestionamiento de lo establecido en el que lo político y lo estético tienen un doble valor, tanto artístico como de denuncia', nos explican de su obra sin que nos apetezca por esta vez entrar en polémica. Cristina Lucas cree indagar de forma honesta y cree ser neutral haciando preguntas y no dando respuestas. Pero en realidad forma parte de la corriente principal del arte dominante actual que en general suena a viejo, a visto, a inútil y a cobarde. Las preguntas de hoy no pìueden ser las preguntas de hace medio siglo. Hay que cuestionar el poder sibilino que domina el mundo del arte si se quiere practicar la denuncia. Lo demás son fuegos artificiales.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 5
Despliegue: 5
Comisariado: 5
Catálogo: 7
Documentación a los medios: 6
Programas de mano: 7


Sala Alcalá, 31
‘Manchas en el silencio’
Cristina Lucas
Del 15 de septiembre al 5 de noviembre de 2017
Comisario: Gerardo Mosquera
Organiza: Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid
Actividades: Encuentros con especialistas, visitas guiadas y talleres intergeneracionales.

Datos prácticos
Sala Alcalá 31
C/ Alcalá, 31. 28014 Madrid
Teléfono: 91 720 82 51 – 91 720 81 32
Cómo llegar:
* Metro: Sevilla (Línea 2)
* EMT: Autobuses 46, M2, 9, 5 y 150
* BICIMAD Estaciones: c/ Alcalá, 29 (28) y Puerta del Sol (1)
Horario:
De martes a sábados: 11.00 a 20.30 h
Domingos y festivos: 11.00 a 14.00 h
Entrada gratuita.