Castelao grafista. Pinturas, dibujos, estampas - Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (Rianxo, A Coruña, 1886 – Buenos Aires, 1950) es un mito en Galicia y un apellido que suena en el resto de España. Considerado uno de los padres del nacionalismo gallego y la figura más importante de su cultura en el siglo xx, fue un gran ilustrador gráfico de sus ideas y visiones de una Galicia que había que liberar (pero más que nada de sí misma). Sus ilustraciones más conocidas no son las mejores, y esta exposición descubre una sobresaliente visión de conjunto.

Fue diputado del Frente Popular y tomó partido destacado por el sí al Estatuto de Autonomía de Galicia de junio de 1936. En 1938 se exilió y fue el máximo impulsor del Consejo de Galicia, creado en 1944 en Montevideo (Uruguay), y ministro sin cartera del gobierno republicano en el exilio presidido por José Giral (1946-1947). Murió en 1950 en Buenos Aires. La exposición repasa su obra plástica, que en Galicia ers venerada por las instituciones públicas culturales pero que ha sido poco vista en el resto de España, centrándose en diseños, ilustraciones para libros y publicaciones periódicas, carteles y estampas.

Primero compagina los dibujos con las pinturas, algunas de gran formato, con las que participa en exposiciones colectivas y realiza varias muestras individuales. A principios de la década de 1920, la pintura cede terreno a las colaboraciones gráficas, que se convierten en su principal actividad. Una selección de casi dos centenares de obras permite mostrar su creciente politización mediante un lenguaje propio que se afianza en el encuentro entre texto e imagen: desde las colaboraciones en la revista Vida Gallega a las ilustraciones en las que el texto adquiere un protagonismo ascendente que sintetiza en colaboraciones que, bajo el título genérico de Cousas, pueden ser vistas como propuestas humorísticas pero también como reflexiones de fondo social. La supeditación de sus habilidades artísiticas a las tareas de propaganda de sus ideas políticas va creciendo en los carteles y las colaboraciones de la década de 1930 para llegar a ser tremendamente parcial en las Estampas de guerra, en las que inventa las imágenes más tétricas y deprtavadas para desacreditar al enemigo.

Castelao grafista señala la peculiar relación entre pintura e ilustración en la obra del artista: empieza llevando imágenes desde la primera a la segunda (unas aguadas y tintas previas le sirven de inspiración para realizar las cubiertas de El hidalgo don Tirso de Guimaraes de Luis Antón del Olmet, D’o Ermo de Noriega Varela, Os Evanxeos da risa absoluta de Antón Vilar Ponte, Da terra asoballada o Vento mareiro de Ramón Cabanillas) y, cuando en 1945 quiere pintar su testamento pictórico, lleva a la tela una estampa de guerra de 1937, A derradeira leición do mestre.

La exposición arranca con un conjunto de autocaricaturas, que centran la imagen de Castelao, junto a poco conocidas pinturas de gran escala, verdaderos escenarios sobre los que sitúa sus personajes; dibujos, bocetos y carteles de sus primeros años, en los que se definen formas compositivas y recursos propios de la pintura; ilustraciones para Vida Gallega, A Nosa Terra; bocetos y material en torno a Un ollo de vidro (1922); así como una selección de sus publicaciones. En 1920, Castelao expone un conjunto de dibujos que conforman el álbum Nós, del que se muestran varios bocetos.

Estas imágenes, junto a la publicación del libro Cousas da vida y a las colaboraciones en las que une imagen y texto con una marcada intención crítica (Cousas), señalan la definición de un lenguaje que es al tiempo ético y estético, y  que se parece conceptual y formalmente al de Zuloaga. Su compromiso político de los años 30 le lleva a los carteles de propaganda y finalmente a las Estampas de guerra (Galicia mártir, 1937; Atila en Galicia, 1937; Milicianos, 1938), expuestas en esta ocasión de forma conjunta por primera vez fuera del Museo de Pontevedra.

Miguel Fernández-Cid trae a Madrid un buen compendio que ya el Museo de Pontevedra encaró el año pasado con dos exposiciones consecutivas. El catálogo editado con motivo de la exposición es muy destacable y permite establecer un recorrido por su obra que quizás nunca antes había sido tan correctamente establecido. En resumen, una exposición destacada en el panorama artístico del otoño madrileño.

'En mi viaje a la URSS he adquirido la convicción de que allí se está engendrando una nueva vida que ha de ser el molde de los demás pueblos del mundo... En la URSS soy el dibujante revolucionario más admirado', declarará en 1938 refiriéndose a la exposición en Moscú esePrimero de Mayo de sus treinta estampas de Galicia mártir, Atila en Galicia y Milicianos, puro agitpro, lamentable intoxicación política de alto nivel artístico. En ello no hac´ñia más que seguir la más pura tradición española y a Goya cuyas terribles imágenes de la locupación francesa eran inventos de su rabia patriótica. Y es que el nacionalismo engendra monstruos aunque los dibuje con precisión y soltura.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 7
Despliegue: 6
Comisariado: 6
Catálogo: 8
Documentación a los medios: 8


Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
Castelao grafista. Pinturas, dibujos, estampas
Del 29 de septiembre al 26 de noviembre de 2017
Comisariada por Miguel Fernández-Cid
Organizada por la Academia, la Fundación Mapfre y la Fundación Gonzalo Torrente Ballester

Horario
    Martes a sábado: 10.00 a 14.00 y 17.00 a 20.00 h
    Domingos y festivos: 10.00 a 14.00 h
    Lunes cerrado
Tarifa única: 3 euros
Visitas guiadas gratuitas (no grupos)
    Máximo 15 personas
    Martes no festivos: 11:30 y 17:30 h
    Miércoles no festivos: 11:30 h
C/ Alcalá, 13. 28014 Madrid.