Dresden Frankfurt Dance Company - Teatro Real

En dos únicas representaciones con un programa de cuatro excelentes coreografías sobre magníficas músicas contemporáneas en directo, esta compañía alemana demostró estar en el podio de la danza contemporánea europea. Superando los límites del cuerpo, desarrollan un lenguaje coreográfico propio en el que técnica y arte llegan a altísimos niveles de excelencia.

Y es que lo visto este viernes en el Teatro Real casi excede a lo humano, de los ya de por sí altos límites de expresión que ha logrado la danza contemporánea. No es que el forjador de este logro, su director artístico Jacopo Godani, se encontrara un erial cuando se hizo cargo de la compañía en 2015. Al contrario, ya en ella había afianzado su carrera de bailarín a las órdenes de William Forsythe en una etapa dorada de creación rupturista del ballet contemporáneo mundial, y ha sido el propio Forsythe quien lo señaló como su sucesor al frente de la compañía alemana. Pero en tres temporadas ha impulsado su orientación estética en un salto hacia adelante espectacular.

Él es el creador de las cuatro coreografías que presentaron -Metamorphers, Echoes From a Restless Soul, Postgenoma y Moto Perpetuo- y además lo hace casi todo como responsable de la escenografía, la iluminación y el vestuario. Son cuatro piezas diferentes pero forman un conjunto coherente apoyado en músicas que parten de Béla Bartók, pasan por Maurice Ravel y llegan a la música electroacústica de hoy mismo, con interpretaciones en directo de máximo nivel a cargo del cuarteto Ensemble Modern, el pianista Svjatoslav Korolev, y el colectivo 48nord, que solamente interpretó en directo la primera de sus dos músicas.

Con 'Metamorphers' Godani aborda un deseo antiguo y la tarea imposible de coreografiar el más difícil de los ya difíciles seis cuartetos de cuerda de Béla Bartók, y por variadas razones -iniciar la velada, movilizar una docena de bailarines, y basarse en tal clásica y rompedora partitura- resulta lo más impresionante del programa, a través de una coreografía vertiginosa que no pierde jamás el contacto con la música, que armoniza los tan desiguales cinco movimientos de la pieza en un lenguaje de técnica, expresividad y fusión clásica-contemporánea que es todo una sintaxis propia, una simbiosis de vigor y dulzura. 'Echoes From a Restless Soul', basada en dos extractos de la célebre partitura 'Gaspard de la nuit' de Maurice Ravel para piano solo, es una continuación reposada, más que un contraste, con dos parejas de baile.

Tras el descanso llega el salto del siglo XX al siglo XXI con 'Postgenoma' en la que la pareja de bailarines se hace cargo de una música llena de misterios en la que navegan como criaturas abisales. 'Moto perpetuo' cierra brillantemente el programa permitiendo al cuerpo de baile al completo mostrar su excelente conjunción. Las perfectas evoluciones de los 16 bailarines son un recital que pocas veces puede contemplarse. En la partitura de 48nord la ausencia de su tercer componente, el percusionista
Patrick Schimanski, obliga a ofrecerla en grabación, que no por eso desmerece. Su magnífico 'falso final' lírico nos hubiera gustado más para cerrar la velada que el epílogo final, la única parte del programa que sonó y resultó un tanto convencional aunque permitió al cuerpo de baile hacer una rúbrica ostentosa de su poderío técnico y físico.

Godani y su compañía visitaron el Festival Grec de Barcelona el año pasado con este mismo programa salvo la tercera pieza, 'Postgenmoma', ahora incorporada. Declaraba entonces: “No utilizo el alfabeto neoclásico como base, pero sí algunas técnicas, a las que intento aportar algo nuevo. Por ejemplo, las puntas es una técnica que crea una esbeltez que, sin embargo, no se suele enriquecer con movimientos de torso, algo que yo sí que busco en mis coreografías". Añadía que había elegido la obra de Béla Bartók por su combinación de "sensualidad y caña" y la de Maurice Ravel porque se enamoró de la composición cuando la escuchó en la película "El ansia", donde el personaje de Catherine Deneuve la toca al piano tras la muerte de su amante, David Bowie. Y no le molestaba que le comparen con Forsythe: "Él fue revolucionario por el contexto por cómo introdujo el trabajo de puntas en obras con música contemporánea y movimientos más sexi. Pero a nivel de torso la técnica era muy neoclásica. Adoro a Forsythe. Se lo debo todo. He tenido la suerte de trabajar con él y de bailar en su entorno, filosóficamente muy evolucionado. Artísticamente era lo más".

Escenografía e iluminación resultan innovadoras y aportan belleza a la belleza reinante en todo momento. En realidad, debemos reconocer nuestra impotencia a la hora de comentar un espectáculo de tal densidad y altura como este. Necesitaríamos verlo más veces y estudiarlo más a fondo para poder presentar una aportación digna. Merece la pena remitirse a las explicaciones en el programa de mano de Luisa Sancho Escanero, coordinadora artística y representante del director artístico de la compañía, que dice que en 'Metamorphers', Godani crea una enorme configuración coreográfica y, al mismo tiempo, abraza con naturalidad la musicalidad dominante que invade el movimiento, reflejando la esencia de la composición de Bartók. El movimiento coreográfico hace visible el puzzle musical y ambos universos convergen; es incuestionablemente una obra musical: en ella, la danza se convierte en la melodía de la música. Que en 'Echoes from a restless soul' Godani y la compañía muestran una sugerente colección de pas de deux y cuartetos que esbozan un paisaje de virtuosismo. Se realza el movimiento y la coreografía con el uso de las puntas y se juega con una remarcable libertad dentro de dichos parámetros estéticos. Los elementos coreográficos forman un hilo común, una atmósfera que trasciende tiempo y espacio.

Que con 'Postgenoma', dos criaturas abisales acechan entrelazadas en el escenario. Seres que se metamorfosean y resurgen constantemente –mientras desaprenden todas las limitaciones impuestas– en una eterna rebelión contra la imposción de cualquier regla. Mezclando formas clásicas y una estética extrema, Godani cuestiona los valores de belleza establecidos, abre el espacio escénico a la posibilidad de una nueva belleza e imagina la visión de ese nuevo universo. Y que finalmente 'Moto perpetuo' permite a la técnica del ballet clásico fluir hacia formas contemporáneas. A través de una serie de intensas secciones coreográficas de grupo –donde el elenco femenino refuerza la acción física con el uso de las puntas–, esta fascinante pieza revela la esencia artística y el carácter de la compañía.

Godani explicaba a Marta Cervera en su vista a Barcelona: "Estéticamente el clasicismo es una partícula más que utilizamos a la hora de bailar, pero el nuestro es un clásico contemporáneo porque ni siquiera es 'forsythiano'. Es decir, yo cuando trabajo con puntas no lo hago pensando en eso, son las bailarinas quienes se lo curran para incluirlas. El objetivo es desarrollar al máximo el movimiento. Mis bailarinas, que tienen entre 18 y 20 años, no temen experimentar. Son capaces de mover el torso músculo a músculo de una forma, y los pies de otra, con un movimiento muy complejo que no pueden hacer ni las especialistas de clásico o neoclásico más contemporáneo. Nuestro trabajo en puntas es muy sofisticado y complejo. No hay nadie que lo haga". Sin duda que estamos ante un nuevo eslabón en el mundo de la danza.

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 9
Dirección: 9
Coreografías: 9
Ejecución: 9
Músicas: 9
Programa de mano: 9


TEATRO REAL
Lo esencial
Dresden Frankfurt Dance Company
Director artístico: Jacopo Godani
Coreógrafo, escenógrafo, iluminador y figurinista: Jacopo Godani
En colaboración con Ensemble Modern
Coproducción de la Dresden Frankfurt Dance Company y el Teatro Arriaga de Bilbao.
20, 21 de abril de 2018. 20:00 horas   

Bailarines
        Daphne Fernberger, Anne Jung, Barbora Kubátová,
        Zoe Lenzi, Viktoria Nowak, Claudia Phlips,
        Carola Sicheri, Felix Berning, Tamás Darai,
        Gustavo Gomes, Clay Koonar, Michael Ostenrath,
        Vincenzo de Rosa, Joel Small, David Leonidas Thiel,
        Sam Young-Wright, Ulysse Zangs

METAMORPHERS
    Coreografía     Jacopo Godani
    Iluminación, escenario y diseño de vestuario    Jacopo Godani
    Música     Cuarteto para cuerda n.º 4 de Béla Bartók
    Intérpretes     Ensemble Modern:   
        Jagdish Mistry (violín), Diego Ramos Rodríguez (violín),
        Aída Carmen Soanera (viola), Michael M. Kasper (violonchelo)
        Estrenada el 16 de noviembre de 2016
        Duración aproximada: 25 minutos

ECHOES FROM A RESTLESS SOUL
    Coreografía     Jacopo Godani
    Iluminación, escenario y diseño de vestuario    Jacopo Godani
    Música     Gaspard de la nuit (Ondine y Le gibet) de Maurice Ravel
    Piano     Svjatoslav Korolev
        Estrenada el 16 de noviembre de 2016
        Duración aproximada: 15 minutos

POSTGENOMA
    Coreografía     Jacopo Godani
    Iluminación, escenario y diseño de vestuario Jacopo Godani
    Música compuesta e interpretada     48nord (Ulrich Müller y Siegfried Rössert)
        Estrenada el 5 de febrero de 2017
        Duración aproximada: 15 minutos

MOTO PERPETUO
    Coreografía     Jacopo Godani
    Iluminación, escenario y diseño de vestuario Jacopo Godani
    Música     48nord (Ulrich Müller y Siegfried Rössert)
        Estrenada el 16 de noviembre de 2016
        Duración aproximada: 24 minutos   
           
DURACIÓN APROXIMADA: 1 HORA Y 40 MINUTOS

DRESDEN FRANKFURT DANCE COMPANY
-Con el apoyo de la ciudad de Dresde y el estado de Sajonia, así como de la ciudad de Fráncfort
y el estado de Hesse. Compañía en residencia del Festspielhaus Hellerau de Dresde y el
Bockenheimer Depot de Fráncfort.
-La temporada de danza del Teatro Real cuenta con la colaboración de la Fundación Loewe.   
-Como preludio a las funciones, el miércoles 18 de abril el crítico Roger Salas analizó en una sesión de Enfoques, esta nueva forma de entender la danza por la que apuesta Godani, tanto en su orientación estética como por la experimentación musical y el uso de partituras no escritas para la danza o el ballet.