El maestro Juan Martínez - Teatros Luchana

‘El maestro Juan Martínez que estaba allí’ es una buena adaptación teatral de un interesante relato de un redescubierto periodista/escritor español de hace casi un siglo, que por ser auténtico y veraz fue por supuesto marginado. La obra se presenta al I Certamen Nacional de Artes Escénicas de Teatros Luchana y sorprende gratamente por su nivel conceptual y artístico ¡Bravo!

Audaz y valiente proyecto del veterano actor Alfonso Lara, que demuestra que los buenos intérpretes deben tener la cabeza amueblada ('Pancreas', 'Emilia' y 'La gaviota' formaron su escalera última, vean nuestras reseñas). A él se le ocurrió llevar el texto al teatro, el ha hecho la adapatación, el la dirige y él es el protagonista. Casi nada, algo que casi nunca sale bien. No es este el caso.

Es la historia de Juan y Sole, bailarines de flamenco que son contratados en Turquía para bailar un buen día de 1914. Escapando del inicio de la Primera Guerra Mundial llegarán a Rusia, creyendo ilusamente estar a salvo del conflicto armado. Allí se ven atrapados por la Revolución de Octubre y vivirán las convulsiones sociales, el fracaso de Kerenski, el triunfo de Lenin, el poder de Trotsky y el veloz abandono de las utopías e ideales en un desastre sangriento de violencia y hambre del que saldrá la URSS convertida por la propaganda en ejemplo seguido por cientos de millones de creyentes que ha marcado la Historia para siempre. Envueltos en luchas que no son las suyas, Sole y Juan irán de un lado para otro, intentando a duras penas sobrevivir.

Una odisea de menos de una década pero que da pie a una trama incesante de situaciones límite que Alfonso Lara ha rehecho en sucesivos cuadros en los que ocho actores se convierten en medio centenar de personajes entre los que aparecen Rasputín y Trotsky, dueños de cabarets y comisarios chequistas, emigrantes españoles, un comunista francés puro y desengañado y el heroico responsable de una troupe de payasos falsa.

Escenografía, interpretación y producción están por encima de lo previsible, aunque sea modesta la primera por imperativos de la tercera. Pero la puesta en escena está cuidada, sugerente en sus pocos elementos, con unas simples puertas alambradas de motivo central completadas por un notable vestuario -la parte más destacada de la puesta en escena- y una efectiva iluminación. Buenos audiovisuales y discreto espacio sonoro.

Es en la interpretación donde la pieza gana la partida. No se fíen del vídeo promocional, mucho más inseguro en la dicción que lo que nos ofreció ayer este elenco destacable,  en el que 'redestacan' Rosa Fernández y Piñaqui Gómez en papeles secundarios que dan viveza y solidez al conjunto. Alfonso Lara y Pepa Rus están siempre a la altura de esa pareja de flamencos tan humanos, tan frágiles y sin embargo tan resistentes. Hay personajes impresionantes como el Joseph y el Misha de Pablo Rivero Madriñán que han existido en todas las guerras civiles entre la inocencia y la perversidad, detalles y momentos sublimes en muchos otros, y algo de confusión quizás inevitable entre tanto  movimiento en escena. La obra prevista para 90 minutos se alarga innecesariamente hasta 120, pudiendo suprimirse o aligerar algunos cuadros de la zona intermedia, un tanto repetitivos de estancias en diferentes ciudades rusas. Sobraría la alusión a la muerte de Trotsky -muy posterior- y flojean el militar turco y la escena en la corte zarista.

Con más madera productiva, con rodaje y pulido, esta magnífica propuesta debería ser adoptada por los teatros públicos madrileños y estatales. En nuestra modesta opinión, por valor ejemplar de la propuesta moral y por virtudes intrínsecas de su puesta en escena, debería ser propuesta muy seria a los más cotizados premios teatrales de nuestra escena. Al parecer se comenzó a rodar en febrero pasado y se puso en el Teatro Real Carlos III de Aranjuez el pasado abril. Con nuestro apoyo, no obstante, no quisiéramos minusvalorar las otras once propuestas de este certamen que desgraciadamente no hemos podido presenciar.

Gran iniciativa esta del Certamen Nacional de Artes Escénicas de Teatros Luchana, que ha pasado muy desapercibida y que merece mucha atención por su enfoque y originalidad. Más de 300 obras se presentaron en mayo, 12 fueron seleccionadas y las obras ya representadas además de la reseñada son Postales de un niño, Quizá haya malgastado mis años de juventud, Vitaminas, Genovese, Aniversari, Balada de la dependencia sexual, El Patio y Mi querida Kitty. Quedan solo tres por estrenar, que si son de la tónica de esta, merecerán la pena. Se trata de: La mar de lejos, la historia de dos mujeres que deambulan hacia una tierra sin fronteras cargadas con el peso del miedo, el hambre y la maternidad; El buen hijo, la historia de un violador en prisión que decide ir al psicólogo (ambas pueden verse estos sábado y domingo a las 20.00 desde nueve euros). Y la tercera, Bajo la sombra de Peter, trata de un niño que vive en las calles trapicheando, será 18 y 25 de este mes a las 20.30 y el 19 y 26 a las 20.00 desde 12 euros.

Tras la clausura del certamen, el 22 de agosto, la obra ganadora recibirá un premio de 5.000 euros y la posibilidad de estar en cartel durante varios meses. El objetivo del concurso es acercar a las compañías del resto del país a Madrid, y que sus representaciones les sirvan como "trampolín" para ganar más visibilidad en el panorama escénico español. Los grupos participantes venían de Andorra, Barcelona, Badajoz, Jerez, Murcia, Sevilla, Valencia y Valladolid entre otros puntos. "Cada obra del certamen experimenta con diversos géneros y lenguajes", afirma el director de la sala, Juan Jiménez.

Chaves Nogales y Alfonso Lara tienen un mensaje que trasmitirnos, el de León Felipe cuando escribía:

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre...
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos.

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Interés, 8
Texto, 8
Dirección, 8
Escenografía, 6
Interpretación, 7
Producción, 6
Documentación para los medios, 6
Programa de mano, 6


Teatros Luchana
EL MAESTRO JUAN MARTÍNEZ QUE ESTABA ALLÍ
de Manuel Chaves Nogales
Versión teatral y dirección: Alfonso Lara
Del 10 al 12 de agosto

Reparto:
Alfonso Lara, Pepa Rus, Pepe Lorente, Piñaki Gómez, Micaela Quesada, Pablo Rivero Madriñán, Eva Brocherite y Rosa Fernández.

Escenografía: Óscar Camín
Iluminación: Felipe Ramos
Vestuario: Lupe Valero
Audiovisual: Jesús Rivera
Espacio sonoro: José Luis Toral
Producido por: COART+E, EL MAESTRO QUE ESTABA ALLÍ AIE, MAMBO DECORADOS, FELIPE RAMOS.
Duración: 120 min
HORARIOS: 10 y 11 de agosto – 20:30 | 12 de agosto – 20:00
PRECIO: desde 14€.