DNA y genes. EP

Juan Carlos Izpisúa continúa su labor pedagógica por España sobre los avances que se están realizando en materia de contener el envejecimiento y mejorar la calidad de vida de una población llamada a la longevidad.

Su última cita, como publica El Médico Interactivo, se produjo en el Congreso Internacional del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) que se desarrolla en Bilbao donde explicó que


El desarrollo del embrión humano no acaba en el momento de nacer, sino que continúa durante nuestras vidas. Si el desarrollo es inapropiado dará lugar a un ser humano con enfermedad.


Por eso mi interés en el laboratorio es tratar de comprender cómo evoluciona el embrión y cómo a partir de una única célula se forman los más de 250 tipos celulares que constituyen nuestro cuerpo. Ese conocimiento puede tener aplicaciones prácticas para nuestra salud.


Este bioquímico que lidera un grupo de investigación en el laboratorio del Instituto Salk en California considera que cada vez estamos más cerca de arreglar los genes que "están rotos" para tratar enfermedades hoy incurables.


El mayor riesgo de aparición de enfermedades se da cuando el hombre envejece, a partir de los 40-50 años, cuando nuestras células no funcionan tan bien como cuando eran jóvenes. Lo que buscamos es que con la combinación de la terapia celular y la corrección genética consigamos retrasar o revertir las dolencias que aparecen con la edad.


En nuestro laboratorio ya se están llevando a cabo ensayos con ratones con resultados esperanzadores que confiamos en que pronto puedan ser trasladados a humanos.
Izpisúa hizo especial hincapié, tal y como subrayan en el mencionado artículo, a la hora de señalar que el epigenoma afecta al envejecimiento.


Por tanto, si lo alteramos se podrá revertir el envejecimiento de cualquier órgano, incluidos los ovarios. Se trataría de rejuvenecerlos. En definitiva, se trata de entender cómo se desarrolla el ser humano para cuando algo vaya mal, bien a nivel genético o celular, tratar de evitarlo.


Juan Carlos Izpisúa ya estuvo hace ahora un año en un evento pionero en la divulgación de estas investigaciones. Izpisúa estuvo en la mesa inaugural del Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación, organizado por la Fundación Vidaplus, que ya prepara su segunda edición.