George Church.

En los últimos 45 años, George Church, genetista de Harvard, ha publicado cientos de artículos y obtenido docenas de patentes que amplían nuestra capacidad para leer, escribir y editar ADN, el código de la vida. Fue uno de los primeros en aplicar la herramienta de edición de genes CRISPR a células de mamíferos.

Church y su laboratorio han impulsado la bioingeniería en múltiples direcciones, mostrando cómo se puede utilizar para resucitar mamuts, erradicar los mosquitos portadores de la malaria, producir bacterias que limpian la atmósfera e incluso detectar trozos de materia oscura que nos arrojan desde el espacio.

Ahora, Matthew Hutson publica en Medium una entrevista con este pionero de la genética. Entre muchas otras cuestiones le pregunta a Church cómo haría para aumentar la longevidad.

Una manera, responde este experto, es restaurar la función en las mitocondrias, las potencias de la célula. TFAM es un ejemplo de una proteína que hemos demostrado, si se aumenta, obtiene altos niveles de una pequeña molécula utilizada por las mitocondrias. También abordan el tema de los telómeros, en el que la española María Blasco es una de las principales expertas y que compartió sus descubrimientos con los asistentes al primer Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación.

 

 

Hutson le preguntó también sobre la efectividad de las terapias genéticas,

 


Hay aproximadamente 2.000 terapias genéticas en ensayos clínicos. Por ejemplo, puedes encontrar personas que están muy expuestas al VIH pero que no contraen el SIDA, incluso sin tratamiento. Y puedes descubrir por qué no lo hacen y de ahí salir una terapia génica.

Otro enfoque son los trasplantes. Hemos comenzado ensayos en primates no humanos de órganos de cerdos modificados genéticamente.

 

Asimismo, Church subraya la necesidad de avanzar en la criopreservación de órganos, uno de los caballos de batalla de Javier Cabo, presidente de la española QALY, que aboga por que el futuro pase por la creación de bancos de órganos con esta tecnología.

 

 

En este enalace puede leer el resto de la extensa entrevista con George Church.