Motor
El Isetta resucita en China como el coche eléctrico EG6330K. CE

Como dice el refrán: "Los viejos rockeros nunca mueren'.

El Isetta fue uno de los microcoches más exitosos producidos en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial; una época en la que se necesitaba un transporte económico y de corta distancia.

Aunque el diseño es italiano, se construyó en países como España, Bélgica, Francia, Brasil, Alemania o el Reino Unido. Debido a su peculiar forma de huevo y sus ventanas de burbuja, adquirió el apodo del coche-pompa.

Pues el emblemático microcoche resucita en China. Tal y como desvela CarsNewChina, la firma Eagle (no, no la de American Motors Corporation), se ha inspirado en el Isetta (y en el BMW 600) para hacer realidad su eléctrico EG6330K.

El modelo tiene capacidad para cuatro pasajeros e incluso alberga un maletero de 20 litros de capacidad. Bajo el pequeño capó monta motor eléctrico de 5,3 CV en posición delantera y promete una autonomía de 120 kilómetros.

En este caso se trata de un cuatro puertas al que, a diferencia de su antecesor occidental, se accede de forma tradicional y no a través de un portón frontal.

Al igual que el Isetta y el BMW 600, el Eagle tiene dos faros circulares y un frontal que nos transporta de forma evidente a un espartano y austero pasado.

Mide 3,30 metros de largo y su peso asciende a 750 kilos, lo que le permite alcanzar una velocidad máxima de 60 km/h. El interior también es bastante aséptico, mucho plástico negro, controles básicos y analógicos y grandes salidas de aire.

Eagle, con sede en la gran ciudad de Suzhou, en la provincia de Jiangsu, afirma que su público objetivo son los jóvenes de las grandes ciudades.

Aún no se han desvelado detalles sobre el precio, aunque deberá ser acorde al tamaño y al diseño. muy barato.