Motor
Coche eléctrico. PD

Sabemos que son el futuro y que a medio y largo plazo no habrá otra opción, pero es ahora cuándo hay que tomar ciertas decisiones.

¿Merece la pena comprar un eléctrico? La respuesta es compleja a día de hoy, pero si crees que sí, estos son algunos de los puntos que debes tener en cuenta.

La oferta ha crecido sustancialmente en los últimos años. Hay muchos modelos y de prestaciones diferentes, pero lo importante es qué buscas tu:

Lo primero que debemos realizar es un estudio de mercado apoyándonos en la utilización del vehículo. ¿Realizas conducción urbana en un 30% e interurbana en un 70%? Si es así, esta no es hoy por hoy la tecnología más apropiada.

Es muy importante, además, tener constancia de las ventajas con las que cuenta un coche eléctrico en relación con los incentivos propuestos por parte de la Administración a la hora de aparcar en el ámbito urbano. Muchos ayuntamientos ofrecen exenciones del pago de servicios como la O.R.A y similares con objeto de potenciar esta alternativa.

INFRAESTRUCTURA

El coche eléctrico tiene una principal deficiencia respecto a los que incorporan mecánicas tradicionales. Las denominadas ‘electrolineras' no cuentan con una oferta válida para asegurar la estandarización de las mecánicas eléctricas en países como España.

De hecho, según se puede leer en Electromaps, la red de recarga de estos vehículos no es satisfactoria para creer en un proyecto alternativo sostenible a tenor por el mapa que refleja los puntos actuales.

No obstante, redes europeas como Ionity, la presupuestada por E.ON o la clásica Supercharger de Tesla, serán las que tirarán del mercado para hacer más atractiva la mecánica eléctrica e híbrida enchufable.

CARGA EN CASA

Otra solución es optar por la instalación de un sistema Wallbox en el garaje de casa, en tu propio domicilio. Las facturas de la luz se incrementarán, pero seguirás ahorrando por la ausencia del pago de carburante y reducción de coste en averías y caros mantenimientos, algo común en las mecánicas tradicionales.

De hecho, compañías como Tesla ya están acordando con empresas instalar puntos de recarga exclusivos para sus empleados, por lo que esta dinámica permitiría un desarrollo del parque alternativo mucho más fulgurante.

MODELO

En el mercado existe cada vez más una oferta de coches eléctricos. No obstante, este nuevo segmento ha provocado que compañías como Renault hayan popularizado la oferta del alquiler de baterías. Esta modalidad, la cual ya se oferta en la línea Z.E, puede salir rentable en función del uso del vehículo y la vida útil que vayamos a darle.

No obstante, el método de compra tradicional no ha sufrido variaciones con la nueva tecnología. Es muy importante, no obstante, tener algunos apartados en consideración.

BATERÍAS

Debido a que la tecnología eléctrica, es decir, el conjunto de baterías, es el apartado más caro del coche, es importante saber hasta cuándo alcanza el periodo de garantía.

Compañías como Tesla ofrecen cobertura de hasta 8 años sin límite de kilometraje o con volúmenes difíciles de alcanzar. Esto garantiza que este tipo de componentes son duraderos, pero no por ello hay que confiarse.

Una vez elegido el modelo, es importante tener conocimiento sobre los distintos programas de subvenciones e incentivos fiscales nos ofrece la localidad, región, comunidad autónoma y Estado.

Pueden hacer que podamos, dependiendo en periodo impositivo, desgravarnos un importe de su compra o por el simple hecho de tenerlo bajo nuestro control.

DESPLAZAMIENTOS

Esta decisión conlleva la realización de una fuerte inversión, por lo que es importante tener en cuenta qué posibles ventajas e inconvenientes se obtienen al elegir una u otra alternativa.

Así pues, es primordial hacer un estudio anterior a la compra para saber si valdrá la pena pagar un sobreprecio respecto al resto de alternativas del mismo segmento con motorizaciones más propias del presente.