Motor
Coche eléctrico, híbrido y ecológico. PR

El dilema es de aupa, porque el coche eléctrico ya está aquí, pero lo que no sabemos es si realmente merece la pena cambiar nuestro coche a uno de este tipo.

¿Será rentable la inversión inicial a largo plazo? ¿Su precio es igual que el de hace unos años? ¿Habrá suficientes cargadores para hacer mis viajes cómodamente?

Los coches eléctricos han ido evolucionando a lo largo de la historia. Han evolucionado tanto sus prestaciones como sus precios.

Uno de los problemas con los que nos encontramos la mayoría de los "humanos" es que no podemos permitirnos un coche Tesla, pioneros en el sector con precios de hasta los 135.500 euros

Actualmente podemos encontrar coches eléctricos bastante "asequibles" como el Renault Zoe con precios por unos 22.000€ con los 5.500€ de la ayuda del gobierno ya descontados y unos 400km de autonomía.

En la página del Ministerio puedes encontrar información sobre las ayudas del Plan MOVEA que fomenta la compra de vehículos de combustibles alternativos.

Y hablando de baterías, según el siguiente gráfico de Lux Research, todo indica a que para el 2025 el precio de las baterías de litio de los coches eléctricos se va a reducir en un 35%.

Esto no asegura una bajada de precio de los coches en sí para entonces, pero sí augura un buen futuro. Dado que la batería representa una gran parte del precio, cabría esperar que el precio de los coches también se reducirá en los próximos años.

¿Ahorro en combustible?

Si volvemos al "sobreprecio" de los coches eléctricos, este debería poder amortizarse con el ahorro en combustible. De acuerdo con afirmaciones de Endesa, según el tamaño del vehículo el consumo varía entre los 15kWh/100km para un coche urbano y los 30kWh de un microbús.

Para un consumo medio de 17kWh/100 km de un vehículo eléctrico, si se recarga por la noche con una tarifa supervalle (contraria a la de la hora punta), puede conllevar un coste de 1,55€/100km.

En contraposición, el precio mínimo de un vehículo de combustión tradicional es de 7,79€/100km.

Además, los gastos en mantenimiento de un coche eléctrico son mucho menores ya que no se requiere de aceites, lubricantes o no hay transmisiones mecánicas entre otros. Por no hablar del ahorro en emisiones a la atmósfera de CO2 y partículas que ya conocemos.

¿Cómo se recargan estos coches?

Existen diferentes opciones igual de válidas aunque con alguna variación en el precio y la potencia para recargar los coches eléctricos. En primer lugar se puede recargar en casa, donde se realiza la recarga lenta (entre 3,3 y 7,3 kW) en 4 y 8 horas para la batería de 22 kWh. También se puede utilizar el garaje de la comunidad de vecinos, eligiendo la tarifa eléctrica adecuada (por aquello de no dejar al vecino del 5º sin ver el fútbol).

En segundo lugar, si se recarga el coche fuera de casa se pueden realizar la recarga acelerada de entre 1 y 2 horas para la batería de 22 kW. Habitual en algunos centros comerciales o supermercados con una potencia de entre 11 y 22 kW.

En tercer y último lugar, se puede utilizar la recarga rápida de alta potencia. Se puede recuperar hasta el 80% de la batería en media hora escasa. Este tipo de recarga debe solicitarse.

Si quieres saber dónde se sitúan algunos de los puntos de recarga en España para tus viajes, puedes consultarlo en esta página, que nos sitúa en el mapa el conjunto de 2309 puntos de recarga en la Península.

Las ventajas al aparcar un vehículo eléctrico

Además, el coche eléctrico conlleva ventajas a la hora de aparcar en Madrid con la acreditación de “vehículo cero emisiones”. El distintivo del S.E.R. del Ayuntamiendo de Madrid  permite al coche estacionar en las plazas verdes y azules del Área del SER sin limitación de tiempo. Se debe solicitar cita previa en Sección de Transporte Regulado (SER).

En cualquier caso, si aún tienes dudas, siempre puedes probar primero los coches eléctricos de alguna de las compañías de carsharing  que circulan por Madrid como Emov o Car2go. Para encontrar aparcamiento siempre puedes usar Parkifast  lleves el coche que lleves y esta es otra ventaja