Motor
Spain Classic Raid The Motor Lobby

Lo vintage está de moda. Vivir experiencias reales y verdaderas es un valor que supera cualquier aporte tecnológico de las nuevas tecnologías, y es por ello que se venden vinilos como churros o que la moda vuelve continuamente por sus fueros en lo textil. Trasladado al mundo de la automoción ello implica que ponerse a los mandos de vehículos clásicos, con más de 25 años a sus espaldas, es tan o más satisfactorio que hacerlo al volante del último deportivo, y si encima en el proceso te dedicas a cruzar España de punta a punta por caminos casi en desuso y a 50Km/h de velocidad media, pocas dudas hay que puedes acercarte mucho al concepto de felicidad automovilística.

Así lo vislumbró David Herranz hace un par de años, y ya ha habido tortas para apuntarse a la tercera edición de su Spain Classic Raid, la única prueba de regularidad sobre tierra con coches clásicos que se disputa en España. La carrera consiste en cruzar España, desde Barcelona hasta Sevilla, recorriendo los desiertos de Monegros y Almería, la estepa castellana o la costa tropical granadina. Todo por caminos de tierra y a una velocidad casi siempre por debajo de los 50Km/h. Compitendo en regularidad vamos. Ocho etapas y 2.300 kilómetros fuera del asfalto con salida en el Puerto Olímpico de Barcelona y llegada en la sevillana Plaza de España. Este año, durante la primera jornada, los 69 vehículos inscritos (138 participantes entre pilotos y copilotos) se vieron sorprendidos ya de primeras por la dificultad añadida que implicaron las nevadas, y la meteorología ha sido una dificultad más a sortear con la que no tuvieron tanta batalla en la edición del año pasado.

El patrocinio y colaboración de Bosch, Galp, Jeep y Fiat Professional resultan fundamentales, y el Spain Classic Raid es una mezcla de aventura, turismo y compañerismo, en la que además entran en juego otros términos como cultura, gastronomía y arquitectura. El ambiente es sin embargo una de las cosas que más valoran los participantes de esta singular prueba, y paisajes como la ruta del Quijote, el desierto de Tabernas o Sierra Nevada son postales que serán difíciles de olvidar. Pasión por los clásicos, naturaleza, aventura, resistencia, navegación y mucha concentración son requisitos fundamentales. El 30 de septiembre de 2017 dará comienzo la próxima edición, y sin duda nuestro anhelo es poder participar aunque sea en alguna de las etapas.