Motor
Android The Motor Lobby

Evidentemente, la tecnología en los coches ha aumentado a pasos agigantados en las últimas décadas. Los vehículos contemporáneos incluyen sistemas de infoentretenimiento y conectividad que permiten ver el estado de la circulación en tiempo real, tener toda nuestra música disponible o ver la última serie de estreno. Todo un avance de lo que serán los coches del futuro.

En este sentido, Audi quiere ir más lejos. La marca germana quiere incorporar el sistema operativo Android a sus vehículos, para conseguir una mejora sin precedentes en la tecnología a bordo de un vehículo. Esto sería posible gracias a que miles de empresas desarrollan tecnología para Android, por lo que las posibilidades se mutiplicarían.

Volvo también se ha sumado a la iniciativa, siendo otro gran pujador del sistema operativo de Google, lo que ha dejado a Apple con serias preocupaciones de cara al futuro. La marca sueca se ha dejado seducir, especialmente, por la gran cantidad de actualizaciones que se podrían realizar prácticamente en tiempo real.

Con la democratización de internet se puede conseguir una sinergia en la que podremos estar permanentemente actualizados, sin necesidad de comprar  ni instalar nuevos elementos en el automóvil. Con ello, podrían salir nuevas aplicaciones y las instalaríamos al momento, todo un avance en la mejora tecnológica.

La marca de los cuatro aros ha lanzado la noticia en la conferencia de desarrolladores Google I/O 2017. En principio, todo apunta a que podríamos ver dicha tecnología en el Q8 (modelo desconocido todavía) o en una actualización del Q7, que ya es muy tecnológico actualmente. Volvo todavía no se ha pronunciado acerca de algún modelo que pueda incorporarlo.

De cualquier manera, no todo será tan fácil. Es cierto que pueden entrar a concurso miles de nuevos desarrolladores con los que mejorar la tecnología, pero hay ciertos elementos críticos con los que compatibilizar, especialmente la seguridad, seña de identidad de Volvo

Los sistemas de entretenimiento de los coches ya tienen funciones críticas de accesibilidad y seguridad. Además, no son parecidos a los de los teléfonos móviles o tabletas, por lo que habría que adaptar todo de nuevo. El acceso a los sistemas es, previsiblemente, uno de los mayores inconvenientes, ya que guarda información muy relevante del conductor y sus ocupantes.

En este sentido, Audi adelanta que la llegada de la nueva tecnología de Android podría adelantarse gracias a los avances  y la inminente llegada de la conducción autónoma. Con ello, el sistema de entretenimiento estaría enfocado a todos los pasajeros, sin obviar al conductor, con lo que la configuración interior se centraría en torno a ello. Volvo ya sacó un proyecto junto a Uber para la conducción autónoma.

De esta manera, las marcas apuntan a un futuro en el que se puedan hacer acciones ya cotidianas, mientras se está "al volante". Por tanto, desde ver una serie hasta jugar con el último juego que nos hemos descargado, empezará a ser la nueva rutina cuando nos subamos a un coche.