Motor
Asistencia en carretera The Motor Lobby

El Real Automóvil Club de España (RACE) alerta sobre el previsible aumento de incidencias en carretera este mes de agosto, de acuerdo a su barómetro de averías. Ya han atendido 463.000 percances entre enero y el 16 de julio, y se esperan más de 75.000 expedientes para el mes de agosto, con especial atención a baterías, neumáticos y problemas derivados del motor. Sin embargo, más del 44 % de las personas ayudadas podrán proseguir su camino y llegar a su destino necesitando sólo una reparación ‘in situ’.

La Operación Salida alcanza este fin de semana uno de sus puntos más importantes con la llegada del mes de agosto. La compañía alerta de un incremento previsto de averías superior al 15% en relación al mismo periodo de 2016, recomendando una revisión y el correcto mantenimiento del vehículo antes de emprender el viaje. Los datos muestran un incremento general de un 12,2% del número de averías en los primeros siete meses de 2017 .

La prioridad es que se pueda reanudar la marcha sin pasar por el taller. Estos datos han posibilitado resolver 15.000 incidencias exitosas más en estas circunstancias, gracias a la mejora de la flota de servicio del con vehículos como el ‘Toro’ y el ‘RACE 10’, que permiten reparaciones encaminadas a que aquellas personas que han padecido una avería puedan seguir con su camino.

‘Top 10’ de averías en 2017

Las 10 averías que más se han repetido en los coches de los españoles han sido problemas con la batería, neumáticos, motor, inyectores, alternador, motor de arranque, disco de embrague, problemas con el cambio, distribución y turbo. La creciente antigüedad en el parque se sigue evidenciando en el aumento porcentual de algunas de las averías, como las alusivas al pedal de embrague (54% más), la correa (incremento del 37%) o los filtros de partículas en los coches diésel (un 38% por encima respecto al mismo periodo en 2016).

Un buen mantenimiento evita problemas mecánicos y mejora la seguridad

Siguiendo la línea de los datos del pasado ciclo, muchas de las averías detectadas en el barómetro podían haber sido evitadas a través del correcto mantenimiento del vehículo. Seguir las recomendaciones y realizar una revisión previa al viaje mejoran la seguridad del coche, y evitan empezar las vacaciones con problemas. Y es que se debe revisar el estado y presión de los neumáticos, chequear que no hay a fugas de líquidos, salir con los niveles comprobados y ver el estado de la batería. Estas precauciones, entre otras, reducen la probabilidad de avería.

Aumenta tu seguridad al volante con 10 recomendaciones

Comprueba los niveles del vehículo (aceite y anticongelante del radiador), batería, neumáticos (presión y banda de rodadura), y sistemas de limpiado (escobillas y líquido limpiaparabrisas). Chequea los elementos obligatorios como triángulo de emergencia y chaleco reflectante, así como gato, herramientas, fusibles de repuesto, bombillas…

Programa el viaje y evita las horas de posibles congestiones.

Descansa antes de salir. Si te pones de viaje después de una jornada laboral, vas a conducir muy fatigado, aumentando el riesgo de accidente. Y reparte la carga de forma homogénea, asegurándote que no dejas objetos sueltos que pueden salir despedidos en caso de frenazo o impacto. Tampoco los animales deben viajar sueltos.

No realices una conducción continuada durante mucho tiempo. Descansa cada dos horas o 200 kilómetros como mucho.

Nunca bebas alcohol si vas a conducir, respeta las normas y dispón de sistemas de retención para todos los ocupantes.

Mantén siempre la distancia de seguridad, circula siempre por tu derecha, excepto para adelantar, volviendo lo antes posible a este carril. Anticípate a las posibles situaciones de peligro con tiempo suficiente, e indícalo al resto de los conductores.

Recuerda que al final de los trayectos aumenta el riesgo: fatiga acumulada del viaje, ganas de llegar al destino, posibles retenciones en las entradas, noche…

No descuides nunca tu seguridad, ni siquiera en los recorridos cortos, por mucho que conozcas la carretera: muchos accidentes se producen en el destino, en pequeños recorridos donde nos confiamos, y donde el peligro siempre está presente.

Si vas a conducir de noche, debes ser consciente de la fatiga provocada por la carga de atención que supone una menor visibilidad. Revisa los faros, adapta su altura a la carga del vehículo, y aumenta la distancia de seguridad. Ante el primer síntoma de cansancio, para y descansa el tiempo necesario.

En caso de observar o sufrir un accidente, recuerda la conducta PAS: protegerte de nuevos riesgos, avisar a las emergencias y socorrer a los heridos en los casos de extrema gravedad.