Motor
Ferrari Portofino The Motor Lobby

Para un vehículo versátil donde destaca su conducción a cielo abierto, se ha escogido un nombre de uno de los pueblos más bellos de Italia, conocido por su puerto turístico y convertido en un sinónimo de elegancia, deportividad, y lujo. A esta ciudad se ha dedicado también el color con el que se presenta el nuevo Ferrari: el rojo Portofino.

Con sus 600 cv y aceleración de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, el Ferrari Portofino es, de hecho, el más potente convertible en ofrecer simultáneamente el techo rígido retráctil, un considerable maletero y una destacable habitabilidad con dos asientos traseros de utilización en trayectos cortos. Diseñado en el Ferrari Design Centre, su estilo se caracteriza por su configuración en dos volúmenes "fast-back", solución inédita para un coupé convertible dotado de techo rígido retráctil.El V8 turbo Ferrari, perteneciente a la familia de motores vencedores del International Engine of the Year durante dos años consecutivos (2016 y 2017), incluye un incremento de potencia de 40 cv respecto al California T. Tal resultado se ha alcanzado con la introducción de nuevos componentes mecánicos específicos y de una calibración especial del software de gestión del propulsor traducido en un sonido de motor aún más singular, sobre todo en su conducción a techo descubierto.Con el objetivo de aumentar la eficiencia del motor 8 cilindros, se han trabajado en varios aspectos. Entre ellos destaca la adopción de nuevos pistones y bielas, la renovación del diseño del sistema de aspiración revolucionando la geometría de toda la línea de conductos de escape. Y un nuevo colector de escape de una sola pieza que reduce la perdida de carga, elemento fundamental a la hora de trasmitir al motor Ferrari su característica rapidez de respuesta con zero turbo lag. Todo esto, asociado al Variable Boost Management que ajusta el par en función de la marcha seleccionada, permite al Ferrari Portofino aumentar la aceleración en todas las marchas optimizando al mismo tiempo su consumo.

La dinámica del vehículo es nueva y se beneficia de distintos componentes tecnológicos. Por primera vez se ha adoptado en este tipo de Ferrari el diferencial trasero electrónico de tercera generación (E-Diff3) integrado con el F1-Trac, que mejora tanto el grip mecánico como el control del coche al límite. Gracias a la introducción del EPS (Electric Power Steering) por primera vez en un Ferrari GT, ha sido posible reducir la ratio de la dirección en un 7% para una respuesta más directa sin perder en estabilidad gracias a su integración con el E-Diff3. Las suspensiones magnetoreológicas (SCM-E) dotadas de tecnología "dual-coil" reducen el balanceo y, al mismo tiempo, mejoran la absorción en superficies de asfalto irregular. Todas estas mejoras contribuyen a hacer el coche más dinámico y reactivo.El trabajo de colaboración entre Ferrari Design y el departamento de Aerodinamica ha permitido obtener gran eficiencia en todas las superficies del vehículo. Partiendo del frontal, en la calandra que abraza los extremos afilando su perfil, destacan unos nuevos grupos ópticos full-LED con un nuevo diseño más horizontal y una inédita toma de aire en la parte externa del proyector que lo canaliza al interior del arco de rueda para descargar el flujo directamente al costado, reduciendo así la resistencia en marcha.El diseño de la parte trasera del coche respira deportividad, destacando la posición de los faros en el extremo del cuerpo del vehículo. Esta solución permite disimular el volumen posterior que almacena el techo rígido retráctil (RHT), nuevo, más ligero y accionable en movimiento a baja velocidad. El chasis del Ferrari Portofino presume de una significativa reducción en su peso respecto al California T que lo precede. Especial atención se ha puesto en el confort a bordo que viene asegurado gracias a nuevas características como el sistema de infotainment con pantalla táctil de 10,2", la nueva climatización que mejora el confort climático de los pasajeros tanto con el techo cerrado como abierto, el nuevo volante, los asientos con regulación eléctrica de 18 vías, un nuevo diseño de los respaldos que permite un aumento del espacio para las piernas en las plazas traseras, y el nuevo display para pasajero.

Durante la conducción a cielo abierto es fácilmente apreciable la mejora del confort que ofrece el nuevo deflector de aire, reduciendo un 30% el flujo de aire en el interior de la cabina y evitando la rumorosidad aerodinámica. El Ferrari Portofino hará su debut oficial en el Salón del Automovil de Frankfurt el próximo septiembre.