Motor
Tesla Semi The Motor Lobby

Tesla ha reinventado el concepto tradicional del camión con el Semi, una nueva creación de la fábrica de Elon Musk, con una cabina y un diseño inspirado en el Model 3. Tras su famosa producción de vehículos y baterías, la marca norteamericana se adentra en el mercado del transporte de mercancías.

Una de sus características más sorprendentes es la cabina, que rompe con los moldes de los camiones tradicionales. Aprovecha el hueco del motor (van en las ruedas) y del depósito de gasolina para tener una cabina con un habitáculo amplio, en el que el asiento del conductor se ubica en el centro de la misma. Detrás del conductor se encuentra el asiento del pasajero. A los lados del conductor se ubican dos pantallas.

En cuanto a la conducción, desde la propia marca aseguran que no sufrirá grandes cambios, a pesar de la nueva ubicación del asiento del conductor. Se ha diseñado para otorgar mejor visión y más comodidad, pensando en el confort y bienestar del profesional que se ponga a sus mandos.

Además, el Tesla Semi no tiene marchas. El proceso de acelerar y frenar se hace íntegramente con los pedales, pero el camión no es autónomo y semiautónomo, como suelen ser los vehículos de Tesla. Cuenta con sensores y cámaras repartidos por el frontal, lateral y parte trasera. Todavía no se han adaptado las tecnologías de ayuda a la conducción legalmente, pero se pretende que formen parte, en el futuro, de las tecnologías disponibles a la venta.

El anclaje es otro de los puntos fuertes del Semi. Puede llevar distintos tipos de remolque y desde la marca aseguran que se adapta automáticamente a cada uno de ellos. Es muy bajo, pensando para que sea aerodinámico y eficiente.  Además, aseguran que tendrá una vida útil larga y no muy costosa en su mantenimiento, ya que cuenta con menos partes móviles. Desde la propia marca aseguran que los frenos regenerativos junto con la aceleración y deceleración suave, alargan su vida. 

Como hemos adelantado anteriormente, el motor no se ubica en la posición tradicional. Cada rueda trasera, en un total de cuatro, equipa cuatro motores y toda la superficie es una plataforma eléctrica, como en sus utilitarios. 

Otra característica distintiva es su puerta. Abre en el sentido contrario al que estamos acostumbrados, por motivos de seguridad. El conductor y el pasajero cuentan con tres peldaños y barras de agarre para evitar resbalones y caídas.

En cuanto a la conectividad, el Tesla Semi no va a quedarse atrás. Como el resto de toda la gama de la marca, está diseñado para estar permanentemente conectado a Internet. Con ello se consigue crear una flota virtual en la red, con la que seguir desde cualquier punto la ruta y saber en tiempo real dónde se encuentra la mercancía.