Motor

Si hace un tiempo el Papa Francisco recibía un Opel Ampera-e con el objetivo de convertir a la Ciudad del Vaticano en el primer país libre de CO2 del mundo, meses más tarde le tocó el turno a un modelo algo más potente, rápido, llamativo y ruidoso. Concretamente, un ejemplar procedente de Sant'Agata Bolognese, la casa de Lamborghini.

Con la presencia del CEO de la firma, Stefano Domenicali, la marca italiana se reunió con el Papa Francisco en la Santa Sede para hacerle entrega de un Lamborghini Huracán RWD personalizado por el departamento Ad Personam, según recoge caranddriver.

El V10 italiano de 580 caballos de potencia recibía una pintura única inspirada en los colores de la bandera del Vaticano. De esta forma la carrocería se cubre por un tono blanco denominado ‘Bianco Monocerus' y por unas líneas amarillas ‘Giallo Tiberino'. Además, cuenta con la firma del Pontífice.

El Papa Francisco ha decidido subastar el coche y destinar todos los fondos a fines benéficos. El coche acaba de ser subastado por RM Sotheby's en un evento que ha tenido lugar en Mónaco y la recaudación irá destinada a tres proyectos distintos como son la restauración de las casas de los cristianos en la meseta iraquí de Ninive; ayuda a las mujeres víctimas de la trata y la prostitución; y a la ayuda humanitaria en África.

Dado el trabajo realizado por Ad Personam, su perfecta conservación durante este tiempo y la firma del Papa, las primeras estimaciones calculaban que este Huracán alcanzaría un precio de entre 250.000 y 350.000 euros. Sin embargo, esas previsiones inicales han estado muy alejadas de la realidad ya que el precio final conseguido por el modelo italiano ha sido de 715.000 euros.