Motor

La máxima responsable de la marca, Annette Winkler, ha sido la principal defensora de esta postura anunciada durante el pasado mes de septiembre, cuyo plan contempla que para el año 2020 la marca comercialice exclusivamente modelos eléctricos tanto en Europa como en Norteamérica.

La preocupación más evidente de la marca es la posible pérdida en ventas que puede suponer una oferta 100% eléctrica, sobre todo al principio, mientras dure el periodo de transición. Aún así, la marca de Daimler ya tiene gran parte del trabajo hecho, ya que ofrece versiones eléctricas de tres de sus modelos: smart fortwo, forfour (el EV de cuatro puertas más barato del mercado) y Cabrio, según motorpasion.

"Probablemente perderemos clientes en la primera fase, pero estoy convencida de que tendremos aún más éxito más adelante, ya que las ciudades promoverán sin duda el coche eléctrico", afirmaba recientemente Winkler durante un congreso de Automotive News. "Centrarse en eléctricos es perfecto para una marca cuyos clientes condujeron de media entre 30 y 40 kilómetros diarios", continuaba.

Como hasta ahora, el principal reto en muchos de los mercados en lo que está presente la marca, incluido su mercado de origen -el alemán-, sigue siendo la falta de infraestructuras. En este sentido smart ya trabaja, por ejemplo, en soluciones para las estaciones de recarga, como una app Plug&Charge que facilita el proceso de identificación, carga y pago.