Motor

Estamos hablando de una carretera solar que tendrá seis carriles y 161 kilómetros, y unirá las ciudades de Hangzhou y Ningbo en 2022. Una carretera por la que circulan a diario más de 45.000 personas. Ahí es nada. De momento ya se ha inaugurado un tramo en la ciudad de Jinan, con una superficie de 5.875 metros cuadrados y dos kilómetros de longitud, según recoge Vanesa Matesanz en computerhoy.

Según hemos podido saber gracias a Corriente Eléctrica, esta carretera está compuesta por tres capas: la primera de hormigón transparente en la parte superior, una segunda con paneles solares fotovoltaicos en el medio (encargados de generar la electricidad) y una tercera capa con aislamiento en la parte inferior para evitar que los paneles fotovoltaicos entren en contacto con la humedad del suelo.

El objetivo es que en el corto plazo se integre la recarga inalámbrica en movimiento. De esta forma, se cargarían las baterías de todos los coches eléctricos que circulasen por esta carretera. Algo que de momento no es factible.