Motor

La ambición de Volvo durante los últimos años parece no tener límites. Bajo el control de la matriz Geely, el fabricante sueco ha establecido un nuevo checkpoint en su hoja de ruta para meterse entre las primeras marcas de coches a nivel tecnológico: para 2025 pretenen que un tercio de sus coches sean autónomos.

Además y creyendo firmemente en una nueva definición de lo que hasta ahora conocemos como tener coche, la mitad de los coches que Volvo vendan en 2025 lo harán a través del programa de suscripción Care by Volvo. Todo esto en menos de 10 años, según recoge motorpasion.

El programa de desarrollo de tecnología autónoma de Volvo continúa, especialmente con la alianza afianzada con Uber y sus vehículos de pruebas prestando servicio en Pittsburgh y Tempe (Arizona), pese a que hace apenas tres meses uno de estos vehículos atropelló y mató a una mujer, un accidente en el que falló absolutamente todo lo que podía fallar.

Håkan Samuelson (CEO y presidente de Volvo) ha asegurado que "estas iniciativas ayudarán a transformar nuestra marca pasando de ser una compañía de coches a un proveedor de servicios de transporte".