Motor

Primero conocimos sus principales detalles, luego descubrimos cómo se fabricaba y ahora lo hemos visto rodar en circuito por primera vez gracias a este vídeo. Hablamos del CUPRA e-Racer, el turismo de competición de cero emisiones que es uno de los principales pilares en los que se está apoyando en sus primeros pasos la recién llegada marca deportiva CUPRA. La filial de SEAT quería comprobar su rendimiento sobre el asfalto con las baterías ya integradas y las primeras sensaciones, según la firma española, han sido excelentes.

El CUPRA e-Racer continúa su desarrollo con la mirada puesta en el E-TCR un certamen para coches eléctricos paralelo al Mundial de Turismos WTCR y que dará comienzo el año que viene, aunque su debut lo hará este 2018 en el TCR en Montmeló a modo de prueba y sin puntuar, según motorpasion.

Allá por marzo, CUPRA ya había invertido unas 20.000 horas de trabajo en hacer posible el e-Racer, que toma como base un SEAT León, pero con una mecánica completamente eléctrica y elementos propios de la competición: desde el gigantesco alerón trasero, hasta el sobredimensionado difusor de la zaga, pasando por su carrocería notablemente ensanchada.